Entre rechiflas de zapatistas, entregan constancia a Sonia
25 febrero, 2015
Digamos no a la simulación
25 febrero, 2015

Quebrados y cobrones

Jaime Nava

E l sábado se dio a conocer un audio donde el presidente municipal, Mario García Valdez, en una reunión con empresarios, les confiesa el estado de quiebra del ayuntamiento y advierte que no se realizarán más obras por falta de dinero. Seguramente debe estar arrepentido de haber dejado la silla universitaria, con presupuesto mayor, para administrar un municipio endeudado y generador de baches.

El ex rector quizá pensó que las mismas fuerzas que mantuvieron en movimiento, durante su gestión, a la Universidad, harían lo propio en el ayuntamiento. La realidad pronto alcanzaría a los autobautizados “Mario García I, II…” autobuses universitarios que, después de utilizarlos como vehículo para llegar al poder municipal, lo dejaron atrapado en el bachendeudamiento de la administración de su antecesora y madrina, Victoria Labastida. El municipio está en quiebra y, quienes lo llevaron a la terrible situación en que se encuentra, libres.

En el audio revelado el sábado, García Valdez reconoce que fue trasladando el problema de la quiebra durante los años de su administración, hasta que el tiempo, la suerte y sus aspiraciones políticas se acabaron y, en lugar de que el suplente diera la noticia, hubo que reconocer la crisis financiera. ¿Por qué le rinde cuentas sólo a los empresarios? ¿La ciudadanía no merece un reconocimiento de un asunto tan importante en la plaza pública y, claro está, al inicio y no al final?

Recuerdo que en 2013 el tema de las cuentas municipales estuvo en los medios cuando, además, se dio a conocer que Mario García tendría un incremento de cuatro mil pesos en su sueldo. Con el cinismo acostumbrado por la clase gobernante cuando se le preguntó si reduciría su sueldo respondió: “Pues si mis cuatro mil pesos de incremento ayudan a que se arregle el problema de la deuda lo haría con mucho gusto”. Cuatro mil pesos puede parecer poco dinero si, como él, estás acostumbrado a vivir con sueldos superiores a los ochenta mil pesos.

Claro que el incremento no hubiera resuelto el problema de la deuda, sin embargo, si desde el inicio de su administración estuvo consciente de que la situación financiera era una bomba de tiempo ¿por qué gastó tanto dinero en propaganda cada año? Y, para guiar con el ejemplo ¿por qué, en lugar de incrementar, no redujo a la mitad su sueldo? ¿Si no se contaba con recursos suficientes para qué construir una comandancia que nadie quiere frente a una escuela? ¿Para qué gastar recursos en el proyecto de Muñoz donde la falta de planeación y la ausencia de puentes peatonales ponen en riesgo a cientos de ciudadanos todos los días?  En San Luis Potosí, lo único que no se quiebra, es el sueldo de los funcionarios.

La partidocracia potosina, además de tratar con displicencia después de asegurarse un lugar en el presupuesto, cree que la ciudadanía es capaz de soportar su deleznable manera de comportarse. El popurrí electoral lo componen candidatos camaleónicos capaces de comprar votos para ganar una elección interna, amedrentar a compañeros de partido, correr a los brazos de la oposición si el partido al que le han sido fieles toda la vida no pone su nombre en las boletas. Sacrificio de reputación el que hacen los nobles políticos potosinos con el único propósito de servir al pueblo de San Luis.

Dijo Alejandro González Iñárritu el domingo pasado al recibir el premio Óscar a Birdman como mejor película: “rezo para que podamos encontrar y construir el gobierno que merecemos”. Para ello se requiere participación ciudadana y, no necesariamente, emitir votos.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas!  #EducaciónParaTodos

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.