Evolución
29 octubre, 2014
reforma energética
México SA: Petróleo y presupuesto
29 octubre, 2014

Reiterativo el gobierno

Manifestación fallida

Crece la solidaridad

Incomodidad del PT

 

Ricarlos I

CampanaUna de las tradiciones que se tenían durante la época priísta que ocupó más de la mitad del siglo XX en el país, era que el gobernante en turno culpaba de todo al anterior, y con promesas de castigo (que nunca se cumplían) llamaba a un “borrón y cuenta nueva” a la confianza de la ciudadanía para poder ejercer su mandato con un mínimo de gobernabilidad.

Los presidentes acusados recibían su pensión y se retiraban en silencio a gozar de los beneficios y negocios conseguidos durante su sexenio, disciplinándose y sin responder a las acusaciones. En el caso de los gobiernos estatales tampoco era una excepción: habiendo ejercido su poder de una manera semejante a los reyes feudales los ex gobernadores no se quejaban de ser atacados por la prensa, el patrimonio obtenido durante su año de Hidalgo, como coloquialmente se dio por llamar al último año de su administración, era suficiente para el político y su familia, y varios allegados.

Esta situación en los estados poco ha variado. Ayer, a pesar de que el Poder Judicial se ha visto muy cauto para castigar los quebrantos al erario y que todos los encarcelados (y anunciados con gran pompa) por ellos salieron libres corto tiempo después, exonerados, el gobernador nuevamente culpó al gobierno de Marcelo de los Santos de no poder trabajar con la libertad que quisiera debido a la pesada deuda que dejó.

Específicamente, lo culpó de que por esa falta de dinero no se ha podido dar base a los empleados sindicalizados que ya lo ameritan, y que hoy se encuentran en protesta por parte de la unión mayoritaria, el SUTSGE, plantados desde septiembre frente al Palacio de Gobierno.

No es un reclamo exclusivo del SUTSGE, pues ya antes otra de las centrales de trabajadores, el SITTGE, había advertido de recortes y despidos injustificados, causados por esta situación. A pesar de eso, y de las acusaciones del mismo gobernador, hasta principios de año el auditor del Estado siguió siendo el mismo que en tiempos de Marcelo de los Santos, y no se le ha entablado juicio alguno.

CampanaY en más sobre manifestaciones por los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, la convocada ayer después del medio día no tuvo el alcance de las realizadas la semana pasada. El llamado no se tiene claro, pero se rumora que fue la Federación Universitaria quien trató de invocar a los estudiantes, y que de ello vino la escasa participación, apenas de unas decenas de alumnos. Ya por la tarde, colocaron algunas cartulinas sobre el Monumento a los Fundadores en la plaza homónima.

Concuerda con las versiones del jueves pasado, sobre que algunos líderes de la FUP y la Consejería quisieron agregarse a la marcha que sumó más de dos mil estudiantes, pero fueron rechazados por sus propios compañeros, acusándolos de ilegítimos y, a su modo de ver, “vendidos” a las autoridades oficiales o de algún partido político. Si bien el alumnado demostró ese mismo día que no estaba dividido por sí mismo, su apego a los que debieran ser sus representantes está, cuando menos, en tela de juicio.

Y llama la atención que más organizaciones se unen a este clamor popular para que las autoridades estatales presionen a sus contrapartes guerrerenses al esclarecimiento de lo ocurrido a finales de septiembre en el estado del sur. Ayer tocó el turno a la Unión Nacional de Trabajadores, que concentra a un buen grupo de transportistas en todo el estado, y el Frente Amplio Unitario, quienes protestaron juntos en la plaza de Armas y declararon su solidaridad tanto a los deudos de los que murieron ese mismo 26 como con los familiares de quienes, hasta el momento, siguen en calidad de desaparecidos.

CampanaY en la escena política, el cada vez más desdibujado Partido del Trabajo se mostró incómodo por el manejo que el PRD y el PAN han dado a la posible alianza entre izquierdas y derechas, advirtiendo que no hay nada seguro, e incluso dando un espaldarazo a Sonia Mendoza, a quien calificaron como la que más presencia tiene en el albiazul entre los pre pre candidatos que aún se mantienen en la contienda dentro de ese partido.

Con la pérdida de posiciones en el estado, luego de haber tenido en elecciones anteriores una presencia considerable, el PT apenas ha podido rehacer sus consejos municipales luego del desencanto causado, irónicamente, por sus victorias, pues es sabido que algunos de los munícipes que ganaron bajo su emblema se deslindaron de ese instituto político ya siendo gobierno, dejando deudas financieras y políticas por doquier.

Hoy, dependen de los dictados de los demás partidos “grandes” de la izquierda, como el PRD, dominado por los Gallardo, o el Movimiento Ciudadano, de Eugenio Govea, y la aparición de Morena también les causó una grave fragmentación.

Por su parte, el PRI sigue emitiendo comunicados en los que ya se califican de ganadores. Gerardo Serrano, de la Red Jóvenes por México, denostó las alianzas entre albiazules y amarillos, recordando que de una de estas alianzas salió Ángel Aguirre, el ex gobernador de Guerrero que se vio forzado a renunciar tras las desapariciones de normalistas. Asegura que a estos partidos sólo los mueve la ambición, y que no son el tipo de alianzas que el PRI hace con otros partidos.

Esto a pesar de que los principales promotores del Pacto por México, al cual se culpa del estallido de la violencia reciente por haber pretendido ocultar la situación delictiva en aras de una supuesta gobernabilidad, fueron precisamente PAN y PRI, junto con una parte muy identificada del PRD.

Después de todo, el alcalde de Iguala, hoy prófugo, se tomó fotos con los líderes y candidatos de cada partido, por lo que señalar a un solo político o nivel de gobierno como culpable es, cuando menos, inocente.

JSL
JSL