Astillero, Pacto por México
Astillero: Omnilife-Chivas: omnipotente directora
20 abril, 2015
éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Golpe cibernético
20 abril, 2015

Quiénes son los raquíticos

Luis Ricardo Guerrero Romero

En uno de los diálogos más osados del personaje Rafael en la obra Piel de zapa, de Honorato de Balzac, se lee el siguiente soliloquio, denso en su contenido pero raquítico en el raciocinio de Rafael:

–¡Al diablo la muerte! –exclamó blandiendo la piel–. ¡Ahora quiero vivir! Soy rico, poseo todas las virtudes. Nada se me resistirá. ¿Quién no ha de ser bueno, cuando lo puede todo? He deseado doscientas mil libras […] ¡Saludadme, puercos que os revolcáis en esos tapices como en cieno! […] Soy rico, puedo compraros a todos, sin olvidar al diputado que ronca allí. ¡Vamos canallas de la alta sociedad, bendecidme! ¡Soy el Papa!

Aunque este relato es ficción es indudable que hay por varios curules o templos, gente que por ambición, egoísmo e idiotez cree dominar a todos, y se para frente a un estrado con su raquítico argumento pretendiendo alimentarnos con migas políticas o religiosas, esos son quienes sufren de un marasmo intelectual y moral.

Utilizamos acá la palabra raquítico en forma analógica y no literal, pues si fuera literal tendríamos que decir que la voz del griego antiguo: ραχις (rajis˃ raquis) significa espina dorsal o bien, en sentido más antiguo y simbólico la cúspide o pico de una montaña.

Palabras como el raquitismo (trastorno del debilitamiento del sistema óseo, por la ausencia de varias vitaminas entre las que se resalta la ausencia del componente D, este padecimiento es también conocido como: enfermedad de Glisson); raquítico, o el anglicismo ranking o ranquin, devienen de la palabra griega ya cita renglones arriba.

El primer significado originó la denominación del padecimiento en el sistema óseo, y el segundo significado atiende al anglicismo debido a la interpretación simbólica de ραχις como cresta y columnaEste aspecto simbólico puede verse desde el sentido de verticalidad del ser humano asimismo, el de la montaña. Pero si relacionamos bien el sentido de verticalidad resulta apremiante recordar el amplio sentido de la columna, que señala un impulso ascendente y mimesis con el gran creador.

Desde luego la producción de nuestra palabra raquítico no es únicamente simbólica o patógena, su evolución es conformada por el lexema: ραχις (raquis) y el sufijo: τικος (tikos, ticos,) relativo a. Lo relativo con la columna o con la espina dorsal, así pues se entiende porqué la amplitud del aspecto simbólico pues es relativo a. En relación al anglicismo ranquin, se obvia su significado con las anteriores explicaciones.

Ya de manera más cotidiana escuchamos esta palabra como calificativo de alguna persona o animal que tiene una apariencia bastante desmejorada físicamente, una excesiva flaqueza y una endeble corpulencia.

Hay cosas que raquíticas se oyen mejor como nuestra vocal /i/, así enjuta y con un lunar suena bien, no imagino uno /i/ obesa y sin el puntito (diacrítico). Hay dibujos tiernos como los de bolitas y palitos que jamás pasan de moda o uso aún en su raquítica estructura. Pero hay desafortunadamente, como describimos al inicio, algunos hombres y mujeres raquíticos de obras y pensamientos, y que su única alternativa para verse grandes fue mediante la impresión de banners y espectaculares, o llenándose de vestiduras a la usanza romana. Y bien aquí detenemos el escrito pues no vaya ser que de estar tanto tiempo sentado o parado le duela la raquia.

[email protected]