Acusaciones contra UASLP, sin veracidad ni sustento: Reynoso
19 agosto, 2015
De nuevo, se declara desierta licitación para la rehabilitación del jardín Colón
19 agosto, 2015

Reelección universitaria

Jaime Nava Noriega

G eneralmente, cuando la Suprema Corte de Justicia de la Nación emite un nuevo criterio lo hace escribiendo “Una nueva reflexión…” seguido por el tema del que se trate. Pues bien, yo no soy ministro ni aspiro a serlo; sin embargo, debo reconocer que una nueva reflexión en torno a los asuntos políticos y/o universitarios que llevaron a los diputados a retirarle la cantada presea Plan de San Luis al rector me permite plantear nuevas posibilidades.

Desde hace varias semanas han ido incrementándose los ataques y golpeteos en contra del rector Manuel Fermín Villar Rubio desde distintos frentes. Ya sean en forma de tímido video publicado por el priísta presidente de la Federación Universitaria Potosina para exigir que se resuelvan los problemas relacionados con los costos de la Universidad y el cupo, o la pérdida de la presea por una supuesta carta que entregó un anónimo a los diputados, parece que alguien está interesado en que el rector no llegue fortalecido a la próxima elección.

No hay que engañarnos, si un documento anónimo bastara para que los diputados voten en un sentido o en otro, desde el primer día de su vida legislativa se habrían disminuido el sueldo, las prestaciones y el estado sería ejemplo nacional en diversos temas que fueron impulsados por organizaciones de la sociedad civil y, sin embargo, no fueron atendidos durante los casi tres años que han estado levantando las manos pues al único papel que, aparentemente, le han hecho caso, es al papel moneda.

¿A quién le interesa que el rector no llegue a reelegirse? ¿Quién puede salir beneficiado de todo esto? Todo parece indicar que uno de los interesados en que Villar Rubio no vuelva a ser rector es quien teme quedarse sin presencia en el escenario después de su desastroso paso por el ayuntamiento de la capital.

El rector se equivocó al no emitir, a tiempo, un posicionamiento público sobre los asuntos de los que ahora se le acusan. La lejanía de su figura con la sociedad es la que permite que se pueda especular sobre si ha hecho o no, si las cosas que se dicen son ciertas o no o si existe algo más de todo lo que se acusa. Esa distancia es la que aprovechan, con intenciones caciquiles, quienes amenazan con cubrir tras muros universitarios sus penosos fracasos al frente de la administración pública.

Si el rector quiere mantenerse al frente de la UASLP debe continuar distanciándose, como lo ha hecho, de Mario García Valdez y sus colaboradores; además debe estrechar los lazos universitarios con la ciudadanía a través de un proyecto de universidad que incida positivamente en la vida de las personas, pertenezcan o no a sus planteles. La ahora Benemérita universidad –con B de bajen las cuotas– puede comenzar por reducir las pensiones de los ex rectores (que al año significan aproximadamente doce millones de pesos) para disminuir los costos de inscripción de los más de veinte mil alumnos de licenciatura a quienes las altas cuotas afectan de manera importante la economía de sus familias.

Caracteres al aire:

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos (231 días)

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

¡Pago puntual y completo de las becas a estudiantes!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.