Nacional
Miembros de la Ceteg queman sede del PRD en Chilpancingo
22 octubre, 2014
Siguen sin remover a los policías reprobados en control y confianza
22 octubre, 2014

¿Remanso de tranquilidad?

Sonia

Los apuros de Melgar
Brazos a torcer

Ricarlos I

CampanaO tro día de comparecencias, y otro día de reclamos de diputados y defensas del gobierno estatal. Ahora tocó el turno al secretario de Seguridad, Joel Melgar, quien en su glosa pintó un San Luis Potosí que sería un remanso de tranquilidad rodeado de estados violentos, con apenas novedades qué reportar.

Aunque sobre los exámenes de control y confianza y su efectividad, no supo explicar por qué pese a haberse estado llevando a cabo durante todo el año, será hasta noviembre que se integren averiguaciones contra los más de 600 agentes estatales y municipales que salieron reprobados en los mismos, y afirma que ya hay procesos al respecto. Igualmente tratando de justificar este tiempo en indagar a los uniformados, sólo alcanzó a argumentar que se quiere evitar un conflicto laboral por cesar antes de tiempo a los policías, pues esto podría causar laudos que, dijo, costarían millones al gobierno.

Por la mañana, la reunión del procurador García Covarrubias tampoco fue de lo más tersa. Terminó culpando a los mismos diputados de la falta de presupuesto que, dice, sufren los Ministerios Públicos, pues según su opinión, son pocos comparados con la población. Sobre el asunto del sistema de espionaje recientemente comprado, se negó a hablar en público, y respondió al diputado que le preguntó que sólo en privado podía dar esos datos.

El ambiente de seguridad, a pesar de los esfuerzos del gobierno estatal por mostrarse optimista, no ha logrado subir en la opinión de la sociedad. Ya en días pasados las encuestas del Inegi señalaron que la percepción pública hace que en San Luis Potosí la delincuencia siga siendo una de las máximas preocupaciones de la ciudadanía, quienes según las mismas encuestas ya han debido cambiar incluso rutinas tanto de trabajo como de esparcimiento, para no correr riesgos.

Esta percepción de inseguridad y de un estado incapaz de combatirla se hace patente en el llamado de muy diversas asociaciones, colectivos, movimientos sociales y hasta sindicales, para protestar y mostrar solidaridad con las familias de los normalistas de Ayotzinapa desaparecidos a finales de septiembre.

Ven reflejada en una situación nacional los problemas y situaciones que como sociedad les ha tocado presenciar y en algunos casos sufrir en carne propia. Niños ejecutados por policías estatales en Ciudad Valles, ciudadanos detenidos por apariencias y que mueren por golpizas recibidas por parte de los policías en los separos, activistas hostigados tanto en protestas como en sus propios domicilios, vecinos desaparecidos sin rastro, comerciantes extorsionados, todas esas situaciones que hoy parecen recordarse como si hubieran sido ayer, a causa de la tragedia que como estado vive Guerrero.

A pesar de esto, el secretario de Turismo afirma que no ha habido baja en el tránsito de turistas en el estado, particularmente en la zona Huasteca, esto a pesar de las afirmaciones de transportistas y viajantes cotidianos que afirman que se han debido organizar a modo de caravanas para viajar por las carreteras de la región, confiando en la seguridad de los números para evitar ser asaltados o extorsionados.

CampanaMientras, en el asunto del Centro Cultural Mariano Jiménez, la reunión que efectuaría el Colectivo de Colectivos se suspendió debido a la salud de Xavier Torres Arpi. Esperan retomar las conversaciones hoy, aunque admiten los artistas inconformes que, de mantener el gobierno su postura de introducir mobiliario y personal del CANTE en el edificio, poco habrá qué discutir.

Y también hoy por la tarde se tiene planeada la reunión del comité de vecinos del jardín Colón que se oponen a la tala de árboles en el lugar, así como la remodelación sin consulta del mismo. Tienen la oportunidad los funcionarios municipales de apagar un fuego que por indolencia o falta de interés de varios de ellos mismos ha ido creciendo, al grado de que han logrado unir a vecinos de los dos barrios colindantes del jardín, además de asociaciones y grupos ciudadanos que, pese a su poca afinidad, han encontrado en la amenaza de tala una oposición común.

Una situación semejante se vive con la construcción de la comandancia junto a la primaria Morelos, aunque al tratarse de diferentes mediadores las pláticas con los padres de familia no han caído en la misma dinámica de confrontación directa que en el jardín Colón. A pesar de esto, los padres de familia se oponen tajantemente, debido al riesgo que implica tener personas armadas en un sitio tan cercano a sus hijos, además del ambiente que gira en torno a una comandancia.

Eso sí, la actitud en ambos temas por parte de las autoridades es la misma. Las obras continúan, pues según ellos, son “vitales para una ciudad en crecimiento”. Incluso el secretario del ayuntamiento señaló que el gobierno “no dará su brazo a torcer”. La desconfianza de los padres de familia es igualmente constante, pues señalan que a esta administración sólo le queda un año, mientras que ellos tendrán que sufrir la permanencia de la construcción tan cercana a sus vástagos mientras asistan a esa escuela.

JSL
JSL