Los senadores priístas piden resolución al caso de Greta
1 febrero, 2017
Daños excesivos y contaminación
1 febrero, 2017

Representación proporcional

Israel López Monsivais

Hoy comienza el periodo ordinario de sesiones en el Congreso de la Unión. Dentro de la agenda legislativa de los partidos políticos habrá que darle seguimiento a una iniciativa presentada por el Partido Revolucionario Institucional que propone la reducción de 100 diputaciones plurinominales. Pasando de 500 diputados a 400, 300 mediante el sistema de distritos electorales uninominales y 100 diputados serían electos según el principio de representación proporcional.

En el mismo sentido, en SLP pretenden disminuir el número de diputados locales de 27 a 21, en el marco de la reforma político-electoral del estado. Reduciendo los plurinominales de 12 a 6. Seguramente los ciudadanos apoyarán estas iniciativas por desinformación del sistema político y descontento social. Sin embargo, desde los estudios de la ciencia política se pueden advertir los riesgos.

El sistema de representación proporcional (plurinominales) comenzó a funcionar a partir de la reforma política de 1977 diseñada por el político e intelectual Jesús Reyes Heroles. Este sistema dio entrada a la diversidad y representación de la oposición. Por ejemplo, en 1997 el PRI perdió por primera vez la mayoría en la Cámara de Diputados.

Desgraciadamente los partidos políticos en los últimos años han utilizado este sistema corporativamente para sus beneficios. En lugar de presentar especialistas en las listas colocan a los impresentables de la clase política mexicana. El problema no es el sistema proporcional. Eliminando diputados plurinominales el único beneficiado es el PRI por su estructura electoral.

Lo que se debe modificar es el proceso de selección de las listas proporcionales. Me explico: Carmelita Salinas es diputada gracias a los arreglos del sindicato de artistas con el partido tricolor. Por otro lado, Agustín Basave ocupa una curul por el mecanismo que implementó el PRD al proponer académicos y especialistas externos.

Con este ejemplo he querido exponer que el segundo mecanismo es mejor. Desde otro ángulo, la eliminación de diputados proporcionales afectaría directamente a las mujeres. El New York Times acaba de publicar un articulo de análisis titulado El ascenso de Trump despierta un debate sobre cómo impulsar a más mujeres al poder.

En concreto explica que los sistemas proporcionales en diversos países han beneficiado el ascenso político de las mujeres. Por ende, en México se obliga a los partidos políticos a presentar listas 50 por ciento hombres y 50 por ciento mujeres. Para fortalecer mi argumento uno puede revisar los perfiles de la Cámara de Diputados, concluyendo que son las mujeres las más preparadas académicamente.

Oigo ya venir la objeción de que nadie vota por ellos. Por eso señalaré que la representación proporcional es lo que se considera democracia indirecta. Así lo definió el politólogo italiano Giovanni Sartori en su ensayo ¿Qué es una democracia? Por lo tanto, sí votamos por una lista que los votantes están obligados a revisar para seleccionar a los mejores perfiles y crear contrapesos.

Quisiera añadir que los partidos políticos son necesarios en la democracia electoral para definir el rumbo ideológico de un país. Los ciudadanos deben tener identificación partidista que sea vinculante por afinidad, preferencia o pertenencia. Porque en teoría, la representación proporcional funciona. Son las prácticas de los políticos mexicanos las que generan el desprestigio.

Aguijón: Actualmente en la 61 legislatura de SLP las diputadas Martha Orta Rodríguez y Josefina Salazar Báez han realizado un trabajo aceptable. Son diputadas que accedieron por el principio de proporcionalidad. La polémica se centra con los diputados de los distritos I, II, IV, V, VIII, X y XII. Todos ellos votados en las urnas. Repito, el problema no es el sistema proporcional, sino los procesos de selección de candidatos.

@francotiradort1

[email protected]

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.