Trabajadores del Poder Judicial denuncian falta de pago retroactivo
6 agosto, 2015
De riesgos a riesgos
6 agosto, 2015

Resultó el Congreso muy dadivoso

María Elena Yrízar Arias

A l difundirse en las redes sociales las listas de las personas que han recibido dinero en efectivo por parte del Congreso potosino en los últimos tres años, me llamó la atención que contienen infinidad de datos y cantidades de dinero. Leí tantos conceptos, desde ayudas para iglesias, festivales, escuelas, pagos de exámenes profesionales, para inscripción a maestría, boletos de avión, renta de autobuses, uniformes deportivos por montones, pagos de hospitales, cirugías, medicinas, apoyo a la Cruz Roja, cemento, materiales de construcción, festejos de maestros, de madre, de niños, y tantos otros.

Algunos conceptos son ilógicos, otras cantidades son excesivas y otros datos de plano me parecieron una verdadera burla. Las listas se pueden leer en el siguiente sitio: https://www.dropbox.com/sh/rph774hf8tvgs84/AAC8cTRiSvZux1zkIqbGUjd0a?dl=https.

Para muestra, me referiré a algunos casos. Por ejemplo, el 14 de enero de 2014 apoyaron a Héctor Jesús Collado, con $71,920.00 por concepto de gastos funerarios. A Martha Érika Torres, “gastos por embarazo”, le dieron $ 12,000.00, a Martín Maldonado $24,000.00 por medicamentos, y en lo que sí de plano no se midieron fue que para un evento de la Conaza, Filiberto Grimaldo y Miguel Ángel Zapata, el 25 de febrero de 2014, pidieron dinero para el pago de la renta de un equipo de sonido y proyección para exponer esa dependencia unos proyectos productivos; el Congreso les dio 18 mil pesos.

Hago la aclaración que en lo personal me consta que la Conaza tiene proyector de muy buena calidad y obviamente que esa delegación se debe responsabilizar por los instrumentos necesarios para impartir una conferencia, entonces, no se justifica por qué el Congreso dio esa cantidad tan excesiva, si, suponiendo que la dependencia no tuviera los aparatos, una renta de esa naturaleza no tiene por qué tener ese costo.

Curiosamente en esas listas aparecen nombres de activistas sociales que han recibido cantidades de dinero considerables, por concepto de despensas para sus agremiados. Muchos nombres y apellidos son conocidos públicamente, algunos son parientes de políticos y así la lista parece no tener fin, sobre todo porque hay desde campesinos, ejidatarios, maestros de escuelas, asociaciones civiles, bueno, se ha dado dinero hasta para la Procesión del Silencio.

Entre los indignados se encuentra José Mario de la Garza Marroquín, quien presentó denuncia de hechos el 3 de agosto en la Procuraduría General de Justicia del Estado, en contra del Congreso del Estado y de la Junta de Participación Política, por los supuestos delitos de ejercicio indebido de la función pública, abuso de autoridad, tráfico de influencias y demás que se desprendan de los hechos relacionados con la entrega de l9 millones de pesos en efectivo, que hicieron sin estar autorizados legalmente para ello.

En su escrito, describe una serie de hechos de los cuales se puedan desprender los delitos relacionados con la entrega del dinero. Para sustentar su dicho, acompaña las listas con las cantidades de dinero, los respectivos acuerdos y actas de autorización.

Al conocer la denuncia, el presidente actual del Congreso, diputado Crisógono Sánchez Lara, con un aire de desfachatez dijo: “Qué bueno que nos demandaron”. Asegura que dicho procedimiento legal en su contra “servirá para que el Legislativo compruebe que ha actuado con legalidad”. O ignora las facultades del Congreso o le juega al listo.

Los 19 millones de pesos entregados a diestra y siniestra colocan al Congreso del Estado como una institución muy dadivosa. Desde luego que hacen caravana con dinero ajeno. Pero resulta que en el fondo de todo este derroche hay ilegalidad. Nomás lea las fichitas que aparecen por allí y las jugosas cantidades de dinero que reciben y juzgue usted mismo.

[email protected]