Pasillo equivocado
4 noviembre, 2014
Ex braceros siguen sin recibir sus pensiones
5 noviembre, 2014

Resurge el miedo

Sonia

Malos recuerdos
Suspicacias por Ayotzinapa
IPAC contra OMA

Ricarlos I

CampanaL a percepción de la ciudadanía sobre la delincuencia en el estado no ha mejorado en los índices que los oficiales de gobierno y sus oficinas de comunicación social pretenden. Bastan un par de casos para disparar en la sociedad potosina los malos recuerdos de los hechos violentos que en años pasados han golpeado al estado.

Un ejemplo de ello es el caso de la perito María Guadalupe González Vázquez, quien junto con su hijo de ocho meses sigue desaparecida a una semana de haberse encontrado abandonado su auto. Ayer por la madrugada también se encontraría en la carretera 70 el vehículo de un empresario rioverdense desaparecido desde el lunes, pero a diferencia de la perito, este fue hallado unas horas después en un inexplicable estado de shock.

A pesar de las diferencias entre los casos ambos tuvieron la capacidad de recordarle a la ciudadanía los peores tiempos de la “guerra contra el narco”. De la misma manera, han sido suficientes varios reportes de desapariciones de jovencitas para extender entre la sociedad, ayudados por la virulencia de las redes sociales, la creencia de que podría haber una banda de trata de blancas operando en la capital y abduciendo menores. Algunas de estas chicas han sido encontradas por sus mismos familiares, pero de nuevo, la percepción queda.

Al respecto, tuvo que salir el procurador del estado, Miguel Ángel García Covarrubias, a desmentir las desapariciones de menores, asegurando que en el programa de Alerta Amber, especializado en personas y menores desaparecidos, no ha quedado un solo caso de mil 200, sin resolver. Esto incluye, según él, a bebés desaparecidos.

Dicha percepción de inseguridad no es solamente local. Los hechos ocurridos en los estados del sur han resonado a nivel mundial, al grado de que el embajador de Suiza en México, Louis-José Touron, admitió que en Europa se encuentran sumamente preocupados por la violencia que se está reportando en México, a pesar de que oficialmente se está dando un voto de confianza en el gobierno federal de que estos casos se resolverán.

CampanaPor su parte, hoy se espera una nueva jornada de eventos masivos de protesta y solidaridad por el caso de los normalistas desaparecidos en Iguala. Colectivos juveniles e incluso contingentes de escuelas privadas se unirán a los que ya con anterioridad han protestado. A pesar de que se capturó ya a los supuestos autores intelectuales del secuestro, el alcalde de Iguala y su esposa, las suspicacias sobre cómo se ha tratado el tema por parte de las autoridades federales no han hecho sino causar más enojo entre el estudiantado.

Algunos de los representantes de los colectivos lo consideran incluso un movimiento producto de una negociación con la delincuencia, puramente político y con la pretensión de apagar el fuego iniciado, pues ocurre justo un día antes de la movilización nacional y un día después de un llamado entre los principales partidos, los tres en mayor o menor medida inmiscuidos en la corrupción que dio origen a estos hechos de violencia, sobre los cuales ya hay la sensación generalizada de que los desaparecidos fueron muertos ese mismo día, según declaraciones de varios delincuentes detenidos.

Las actividades serán desde foros y conferencias con algunos testigos de los asesinatos y desapariciones del 26 de septiembre hasta marchas en las que participarán algunos de los familiares de las víctimas, y que cerrarán varias de las principales calles de la capital potosina.

CampanaMientras tanto, los empresarios potosinos a través del IPAC anunciaron que apoyarán al gobierno estatal en su pugna contra OMA, ante la negativa que ha mostrado la operadora del aeropuerto para ampliar las pistas de la terminal aérea y que, advierten, son muy necesarias para aumentar el tráfico de carga que la industria potosina necesitará, más con la llegada de la armadora de BMW y las empresas de autopartes satélite.

Ya en meses anteriores, las opiniones de varios representantes de la iniciativa privada habían advertido que OMA impedía la ampliación porque su pretensión era obligar a Estafeta, una de las principales empresas de paquetería y envíos del país, a mudarse al aeropuerto de Monterrey para sostener su nivel de envíos cada vez más creciente. Cabe recordar que la terminal regiomontana es operada también por OMA.

Por el momento, la única obra anunciada por la Operadora es una ampliación en los edificios del aeropuerto, tanto en las salas de espera como en los hangares, pero no quieren ni agregar pistas ni aumentar el tamaño de las ya existentes, lo que limita enormemente el tipo de aviones que pueden aterrizar, al igual que su capacidad de carga.

 

 

JSL
JSL