Reviven
9 septiembre, 2015
reforma energética
México SA: SHCP: pifia, otra vez
9 septiembre, 2015

Rezago tolerado

Carlos López Torres

P or lo menos la diputada Marianela Villanueva Ponce se atrevió a reconocer que en la Comisión de Desarrollo Urbano y Territorial Sustentable que ella preside, se la pasaron “discutiendo”, es decir, sin hacer gran cosa, sobre una serie de modificaciones a la Ley de Desarrollo Urbano, en espera de unas nuevas modificaciones, que supone la legisladora se habrán de hacer a nivel nacional.

Aunque algunos diputados electos han manifestado ya su asombro relacionado con el rezago legislativo en el momento de recibir los expedientes y el “trabajo” de las comisiones del Congreso local, no estaría de más que solicitaran a la nueva comisión acordada por la actual Legislatura para abatir el rezago, que les rindiera un informe pormenorizado sobre los cientos de expedientes de iniciativas y puntos de acuerdo que se acumulan cada gestión, sin discusión o dictamen alguno.

Según lo declarado por la diputada Rosa María Huerta, con motivo del anuncio de la creación de esa nueva comisión para el rezago, misma de la que poco se sabe sobre su cometido y de la que ya no se volvió a saber nada, por lo menos el rezago dejado por la Legislatura anterior lo constituían 460 iniciativas que fueron integradas al trabajo de comisiones, para que se sumaran a las pendientes de la actual. Sólo faltaría que también se diga que existe rezago en la conformación de la nueva comisión para el rezago, o que en el mejor de los casos, no terminó de hacer su trabajo.

Por supuesto, resulta necesaria una depuración de los cientos de acuerdos e iniciativas, y hasta de las ocurrencias de algunos diputados hechas sólo para justificar su presencia en el Congreso local, toda vez que el alud de nuevas disposiciones que se avecinan para terminar con el anterior andamiaje jurídico, para ajustarlo a las necesidades político-administrativas de las cúpulas de la oligarquía gobernante y su proyecto neoliberal de segunda generación.

Desprestigiados como sus antecesores, los diputados que al fin terminan su gris gestión legislativa el próximo 14 del mes en curso, poco hicieron por abatir el enorme rezago que tanto asusta a los entrantes legisladores, aunque sí habrá que reconocerles el canino empeño por mantener sus altos salarios, excesivas prerrogativas y gastos de representación y gestoría para apoyar a los ciudadanos amigos y compadres, en lugar de legislar en beneficio de sus “representados”.

En medio del revés sufrido por el Tribunal Estatal Electoral y el Ceepac, al ser revocada la resolución que dejaba fuera del Congreso al Partido del Trabajo, Morena y Movimiento Ciudadano, por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, con sede en Monterrey, NL, es de esperarse una recomposición en la correlación de fuerzas al interior del Congreso.

Los diputados de las formaciones partidistas que tomaron posesión, están obligados a demostrar que son verdadera oposición, empezando por abordar el tema del rezago como punto de partida para iniciar un esfuerzo legislativo de cara al electorado. La agenda legislativa de cada partido será el reflejo de la vocación y voluntad política para cambiar al avasallado Poder Legislativo, faltaría por ver en la práctica su congruencia.  

JSL
JSL