México cae ante Chile en partido amistoso
16 octubre, 2018
En AL, 26 millones viven con menos de 1.9 dólares al día
17 octubre, 2018
  • Navarrete: violencia e impunidad
  • Hoy, “elecciones” petroleras
  • Aristegui, 97.7 de Radio Centro

Julio Hernández López

Ella, desde ahora definida para fines futuros como “chiva expiatoria”, de innecesario castigo. Entre el ruido camaral, se declara como funcionaria de manos limpias, dispuesta a ser investigada hasta por debajo de las piedras, sin necesidad de favores judiciales. Él, de cepa política mexiquense, perdonable enlace (pre)electoral con el morenismo, defensor de su jefe Enrique Peña Nieto y del elenco delictivo que le acompañó, como el exgobernador de Chihuahua, César Duarte. Comparecencias ante el congreso de nueva conformación, entre retórica en tribuna, uno que otro amago de confrontación física y alboroto mediático, todo con el telón de fondo del perdón político anunciado, la vista exculpatoriamente puesta en lo que vendrá a partir del uno de diciembre: la amnistía maestra.

Dos secretarios, virtualmente del pasado, y el nuevo congreso, ha de suponerse que de los nuevos tiempos verdaderos. Rosario Robles se defiende con cuanto le es posible: baraja explicaciones legales, explica circunstancias y acomodos, defiende sus decisiones y reta a que se le compruebe lo que tanto se le dice respecto a pillerías y estafas. Alfonso Navarrete Prida trata de mantenerse a flote ante los señalamientos de violencia, impunidad, descomposición e irresponsabilidad durante el sexenio peñista. Corona su condición de hombre del sistema al explicar que el saqueador del erario chihuahuense, César, el otro Duarte, solo enfrenta cargos menores, que podría enfrentar sin alojo carcelario.

El albazo de Carlos Romero Deschamps inició el pasado jueves 11, un día antes del “puente” extraoficial conmemorativo de que en América se descubriera en 1492 la existencia de un Viejo Mundo. Ese día, el emblema de la corrupción sindical en México instruyó a los secretarios generales de las 36 secciones del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana para que convocaran a elecciones de comités locales.

El lunes 15, tales secretarios generales lanzaron las convocatorias, dando virtualmente un día, el martes, para el registro de planillas. Hoy, a temprana hora, se realizará la farsa electoral. Los votantes deberán sufragar anotando su nombre, apellidos, número de ficha laboral y firma, en la cédula electoral. Nada de democracia sindical ni de voto libre y secreto. Control absoluto de las mafias, nacional y seccionales, para atrincherarse ante la llegada del obradorismo. Las nuevas dirigencias seccionales, pretenden transitar así la mitad del periodo presidencial morenista: entrarán en funciones el 1 de enero de 2019 y dejarán los cargos el 31 de diciembre de 2021 (https://goo.gl/VdwccV ).

Tocará al morenismo encontrar las fórmulas para dar marcha atrás al albazo de los romeristas. Dirigentes de Morena y legisladores del mismo partido han impulsado a contrarreloj la organización de los grupos opuestos a los caciques sindicales petroleros. Añejas divisiones y desconfianzas entre esos grupos han impedido presentar un amplio frente común. El Senado aprobó nuevas reglas para la elección de dirigencias sindicales, pero habrá de verse si serán aplicables a procesos como el de los petroleros. En otros gremios hay situaciones similares, con los caciques empecinados en impedir el aireamiento y renovación en las estructuras de control.

Hoy, de 7 a 10 de la mañana, Carmen Aristegui y su equipo estarán de nuevo en una estación de radio abierta: el 97.7 de frecuencia modulada, de Radio Centro, luego de un largo y cuidadoso proceso de negociación con el joven empresario Juan Aguirre Abdó. Por lo pronto, la emisión solo se transmitirá en la Ciudad de México, en Guadalajara y Monterrey. Pero otras 30 estaciones, de otras tantas ciudades, están interesadas en contratar su difusión. El acuerdo Aristegui-RadioCentro modificará las listas de audiencia en radio, la relación periodismo-empresas y, posiblemente, la forma de medir audiencias y de contratar publicidad o propaganda gubernamental.

A propósito, el 17 de marzo de 2015, en una columna con el título “El bosque periodístico”, aquí se publicó lo siguiente, respecto al despido de Aristegui y su equipo de los micrófonos de MVS Noticias: “Más allá del árbol Aristegui, los vertiginosos acontecimientos de los días recientes permiten tender la vista hacia el bosque del periodismo nacional. La toma de distancia, e incluso la toma de posiciones críticas y hasta burlonas de ciertas especies opinantes cultivadas en terreno privilegiado, respecto de lo que sucedió con el árbol talado, denotan la predominancia en México de criterios cupulares uniformados y proclives a las pautas del poder. A pesar del evidente interés público que el ejercicio periodístico conlleva, y que el Estado debería proteger conforme al sentido de las concesiones que otorga en los planos electrónicos (radio y televisión), lo que rige en la gran mayoría de los medios mexicanos es el interés de las élites y el compromiso con los poderes gobernantes, convicciones derivadas del posicionamiento privilegiado de dueños, ejecutivos y figuras señeras de esos medios, pero también del caciquil uso condicionante de las partidas presupuestales de publicidad gubernamental”.

Astillas: El gobierno estadunidense ofrece diez millones de dólares a quien aporte datos que permitan la captura del jefe del Cártel Jalisco Nueva Generación, Nemesio Oseguera, alias el Mencho. Es la segunda oferta más alta de recompensa, pues Washington daría el doble, veinte millones de dólares, a quien ayude a aprehender al legendario Rafael Caro Quintero, plácidamente excarcelado en México, luego de una larga condena, por maniobras judiciales amable. Alguien podría avisarle a los generosos oferentes gringos que la impunidad de los capos mexicanos tiene sustento en complicidades estructurales, más que en eventualidades delatoras… Y, mientras AMLO dice que los futuros secretarios de la defensa nacional y de la marina podrían ser relevados si no cumplen con las expectativas, ¡hasta mañana!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.