La batalla final es por la vida
17 febrero, 2016
Divina protección
17 febrero, 2016

San Luis Potosí, casi el paraíso

Carlos López Torres

El abigeato es cosa menor, aunque los ganaderos están pensando empezar a hacerse justicia por su propia mano, ante la irrupción desmedida de los facinerosos que destazan el ganado en las mismas propiedades de los afectados, sin que hasta ahora la PGJE cumpla con su promesa de perseguir el delito de moda en el campo.

Los salarios de los trabajadores en la entidad son dignos, especialmente el del alto porcentaje de las mujeres que laboran, no obstante las cifras que hablan de la incapacidad de más de 50 por ciento de los asalariados para alcanzar la canasta básica y el reconocimiento de Peña de la existencia de bajos salarios en México.

Lo del penal de Topo Chico, y seguramente los sucesos de ayer en Tamaulipas, merecerán el comentario oficial de que deben servirnos para estar pendientes de nuestras cárceles; como si el autogobierno en La Pila no hubiera causado ya algunas tragedias y algunos reclusorios como el que encontraron los diputados en Valles, no se distinguieran por su inseguridad, el hacinamiento, la falta de custodios y la convivencia de presos comunes con reclusos de alta peligrosidad pertenecientes a grupos criminales, entre otras deficiencias.

Que el repunte de las ejecuciones de la última temporada, con claros signos de la pugna por el mercado entre grupos delincuenciales afincados desde hace rato en las cuatro regiones del estado, no constituyen una “espiral” de violencia, son cosa de alcoholismo y el consumo de drogas en aumento, dice el gobernador, aunque tiene la percepción de que con una simple campaña contra esos dos tipos de adicciones se resolverá los graves problemas de inseguridad que no se quieren reconocer. Igualito que su antecesor.

Por supuesto, dirá que todo ello se hará con las confiables y educadas corporaciones policiacas, cuyos métodos de tortura y malos tratos hacen confesar cualquier delito hasta a los más pesados delincuentes o ciudadanos comunes, que llegar a ser detenidos merced al trabajo de inteligencia de los verdaderos cuicos que padecemos.

Asimismo, pese al endeudamiento y los enormes pendientes financieros dejados por el sexenio de la omisión y el manoteo que no se quiere reconocer e investigar a fondo, el secretario de Finanzas estaría previendo un nuevo endeudamiento millonario del erario para cumplir las condiciones de la trasnacional Ford, aunque asegura que el endeudamiento millonario con los maestros de Telesecundaria, del Cobach y otros niveles de educación media superior y superior, deberán esperar un largo plazo, solicitando que no se hagan ilusiones y paciencia a los desesperados profes.

Respecto al medio ambiente y la contaminación en aumento, especialmente en la Huasteca y la zona metropolitana de San Luis-Soledad, de plano el gobierno y la dependencia de la consolación electorera –Segam, para mayores señas– los problemas no son graves toda vez que empresas, automotores y demás contaminadores, cumplen con las normas, dicen los funcionarios.

Por lo visto sólo nos hace falta rezar para quitarle el casi, al paraíso terrenal que habitamos.