Por los caminos de México
1 enero, 2016
elementos de la marina
Milicia y Justicia / Armada de México, pilar en combate al narcotráfico
1 enero, 2016

Sedesol no pagó pensión a adultos mayores

María Elena Yrízar Arias

El Programa de Pensión para Adultos Mayores, de la Secretaría de Desarrollo Social, está dirigido a personas adultas de 65 años de edad o más, que se atienden a nivel nacional, otorgándoles apoyos económicos y de protección social, participando en grupos de crecimiento y jornadas informativas sobre temas de salud, facilidades para acceder a servicios y apoyos de instituciones como el Inapam, además de aquellas que ofrecen actividades productivas y ocupacionales. Para tener derecho a este beneficio, es requisito ser  mexicanos por nacimiento o con un mínimo de 25 años de residencia en el país, que no reciban pensión mayor a 1,092 pesos mensuales por concepto de jubilación o pensión de tipo contributivo, cesantía en edad avanzada o por vejez.

Otra condición es que para ser beneficiario de esta pensión, debe aceptar la suspensión de los beneficios del Apoyo para Adultos Mayores del Programa de Desarrollo Humano de Oportunidades, en caso de ser parte de ese programa para poder acceder a la pensión de adulto mayor. La entrega de los apoyos económicos directos, se hace mediante dos alternativas, dependiendo de la infraestructura bancaria disponible: en efectivo o mediante las transferencias electrónicas.

En el caso de las  entregas en efectivo, el beneficiario debe acudir a las sedes de atención, entregar la sección desprendible de su Formato de Aceptación y una identificación oficial vigente para recibir el dinero de apoyo. Se le entregará también una planilla de etiquetas de seguridad, debiendo entregar una cada vez que acudan a recibir los apoyos subsecuentes, que se entregan mensualmente, por el importe de la cantidad de $560 mensuales

Para los apoyos entregados mediante transferencia electrónica, Sedesol proporcionará a los beneficiarios una tarjeta electrónica, en donde se realizarán depósitos bimestrales, para que el beneficiario retire su dinero en los cajeros automáticos en las ciudades o regiones donde existan estos instrumentos, los beneficiarios tienen la obligación de acudir cada cuatro meses a las sedes de atención de la dependencia, para comprobar que aún están vivos.

En el estado de San Luis Potosí, 7.2% de la población es mayor de 65 años de edad, 13% de los potosinos se ocupan en diversas actividades de trabajo, generalmente no percibe ningún ingreso, según los datos del Inegi. Muchos ancianos pertenecen a este sector de la población, que está esperanzada en recibir este apoyo, que si bien no es una cantidad muy grande, al menos es la base en que muchos sustentan sus ingresos y con ello pueden ayudarse a darse algún satisfactor relativo a sus necesidades propias de la tercera edad avanzada. En lo general, muchas de las personas de la tercera edad que están enlistados en los beneficios que entrega la Sedesol son personas muy pobres, algunas de ellas sólo reciben este apoyo de $1,160  bimestrales y no cuentan con otro tipo de ingresos económicos. Y lo más penoso les resulta que la Sedesol les debe la entrega de dos meses de apoyo económico.

Dentro de los trámites a que tienen derecho los beneficiarios, están: la presentación de denuncias para reportar hechos, conductas, situaciones o comportamientos que se contrapongan a lo establecido en la Ley General de Desarrollo Social, y esos derechos se pueden ejercer en el caso de que detecten algún hecho, acto u omisión, que produzca o pueda producir daños al ejercicio de los derechos establecidos en la Ley General de Desarrollo Social o contravengan sus disposiciones y de los demás ordenamientos que regulen las materias relacionadas con el desarrollo social. Si bien la ley habla de derechos de los beneficiarios, ¿qué pueden hacer los ancianos que apenas pueden llegar a las oficinas y resulta que están cerradas? Han denunciado a los medios de comunicación que en Sedesol no hay persona alguna que les dé una explicación. Que no les depositaron sus dineros en las tarjetas y deberán esperar a que el personal regrese de vacaciones, mientras tanto ¿dónde están sus derechos? ¿quién les tendrá consideraciones y respeto a su dignidad? Debemos preguntarnos si se valdrá darles ese trato a quienes dieron parte de sus vidas por el desarrollo de este estado? ¿Dónde queda la justicia social que tanto pregonó el partido en el poder? Nuestros adultos mayores están debilitados física y moralmente. No olvidemos que para allá vamos

[email protected]