Tigres saca ventaja en la final de ida de Liga MX
23 mayo, 2019
No hay “congelamiento” de recursos en salud, sostiene AMLO
24 mayo, 2019
  • Historial del subsecretario Peralta
  • AMLO frente a la izquierda social
  • Tren Maya, transístmico y PIM

Julio Hernández López

A la salida de Zoé Robledo Aburto de la subsecretaría de Gobernación, para dirigir el Instituto Mexicano del Seguro Social, se movió al director de Aduanas, Ricardo Peralta Saucedo, a la oficina de Bucareli que había quedado vacante por unas horas. Peralta, abogado con maestría en temas constitucionales y de administración, antes de Aduanas había ocupado carteras de bajo perfil en estructuras gubernamentales de diversa índole pero, sobre todo, relacionadas con asuntos judiciales y policiacos.

El nuevo subsecretario de Gobernación tiene en su historial tres capítulos interesantes, fuera del servicio público. Durante once años fue director o gerente de asuntos jurídicos del Grupo AutoFin, especializado en financiamiento para adquisición de automóviles, bienes inmuebles y otros servicios. En otro momento de su vida laboral fue director general jurídico de la filial en México de Alto, una firma de origen chileno especializada en dar “una solución integral a los delitos patrimoniales en tu empresa”. En Alto se propone el uso de “Comunicación Disuasiva, Persecución Penal Inteligente y Sistemas de la Información; hacemos todo lo posible para prevenir delitos”. Un lema de trabajo es “nadie conoce a los delincuentes como nosotros”. La empresa ofrece a sus clientes “disminución del robo interno” mediante, entre otras tácticas, “Gestión legal con política Cero Tolerancia” (altomexico.com.mx ).

Además, y esto no es un dato menor, el nuevo subsecretario de Gobernación fue “representante en México de la consultora internacional española-israelí Secindef, especialista en materia de inteligencia, contrainteligencia y prevención al terrorismo y su financiamiento” (en la página de esa consultora, permanece Peralta como “representante institucional” en México, www.secindef.com/team.php).  Secindef se define como un “Think Tank, un Grupo de Análisis y Pensamiento, dedicado a la formación, la difusión y la defensa de los valores de la Cultura Judeo-Cristiana en Occidente”. Tiene relaciones específicas con entidades estadunidenses e israelíes de inteligencia y seguridad. En México, su único socio institucional es la Universidad de Monterrey.

Uno de los postulados de Sendicef: “El mundo occidental se dirige hacia una crisis fundamental de sus principios: su identidad y sus valores sociales están amenazados, su sistema de bienestar social está desequilibrado y los problemas de inmigración, populismo, brechas sistémicas, políticas contradictorias y fallas en la integración comunitaria están desestabilizando a todas las sociedades occidentales”.

Por ello, Secindef “ está formado por diversos profesionales que colaboran desde diversos países, en los cinco continentes en la defensa de la cultura occidental. Pretende explorar los valores de la mentalidad occidental como un concepto de integración en sí mismo, como una idea del universalismo basado en los principios comunes y como modelo de integración y tolerancia reales”. A ese organismo sirvió quien estuvo a cargo de las aduanas mexicanas en la administración obradorista y, ahora, de una subsecretaría de Gobernación.

Es una confrontación política e ideológica planteada con toda anticipación y claridad: la principal fuerza representativa de la izquierda social mexicana frente a la principal fuerza representativa de la izquierda electoral mexicana. El Congreso Nacional Indígena y el Concejo Indígena de Gobierno y el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, más una serie de colectivos, organizaciones, redes, adherentes a la sexta, individuos y simpatizantes nacionales , frente al morenismo-obradorismo cuya red de poder es mayor y más fuerte que en ningún otro caso del de por sí poderosísimo presidencialismo mexicano.

Es un frente de fuerzas sociales de izquierda que no apoyan ni convalidan el conjunto de reformulaciones derivado de las elecciones de 2018. Por ello se convoca a una “Jornada de lucha y acción global contra la militarización en territorio zapatista y en defensa de la tierra, territorio y autonomía de los pueblos y comunidades indígenas del CNI-CIG”. Dicha jornada se realizará el 31 de mayo y uno de los actos más significativos se ha programado para las cinco de la tarde en el Zócalo de la Ciudad de México, frente a Palacio Nacional.

El primer párrafo de la convocatoria a esta Jornada establece los términos del litigio en curso: “Frente a la simulación que impone la hidra capitalista en México y el mundo, hemos resuelto, desde abajo y a la izquierda, desafiar al sistema capitalista y caminar hacia un proceso de organización y autonomía”. Simulación, desafiar y caminar serían las palabras clave. En la última parte del comunicado se mencionan las luchas que podrían implicar acciones físicas de defensa: “¡No a la militarización en territorio Zapatista!, ¡no al asesinato y ejecución de [email protected] [email protected] del CNI-CIG!, ¡no al Tren Maya!, ¡no al Corredor Transístmico!, ¡no al Proyecto Integral Morelos!” (https://bit.ly/2QsNI3f  ).

No se está en presencia de un mero escarceo entre izquierdas por clientelas, banderas o asuntos menores. La organización indígena más activa del país, movimientos sociales de años atrás y el neozapatismo están decididos a confrontar, y a impedir, los planes centrales del proyecto económico que el obradorismo considera de gran beneficio social y sus opositores estiman de gran daño al interés colectivo y puerta de acceso a capitales nacionales y extranjeros movidos por el ánimo depredador y de lucro.

Hasta ahora, el gobierno andresino ha tenido como adversarios en el escenario, por sí mismos o por inducciones declarativas hechas sobre todo en las conferencias mañaneras, a segmentos, factores y actores políticos, económicos y mediáticos identificables en la geometría política con “la derecha”. Ahora estará en ese foro un amplio y organizado movimiento social de izquierda que proclama, a tono con el lema del Congreso Nacional Indígena, “Nunca más un México sin nosotros”. Le toca a López Obrador girar la vista y la atención hacia otras formas de izquierda, más allá de lo electoral y lo partidista.

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.