Universidad excluyente
14 octubre, 2015
Granadero promotor
14 octubre, 2015

Sentimientos locales

Israel López Monsivais

D ados los cambios de administración en el gobierno estatal como en los gobiernos locales existen sentimientos en la ciudadanía de tiempos mejores. Seis años perdidos en la gestión de Fernando Toranzo Fernández y tres administraciones ineficientes e ineficaces en la resolución de los problemas públicos locales en la capital potosina. Arrancando en los peores escenarios el gobernador y los presidentes municipales del estado deberán tomar en cuenta el sentir ciudadano.

Eugene Bardach en su texto Problemas de la definición de problemas en el análisis de políticas, explica que lo más arduo en el análisis público es la definición del problema, siendo lo más complicado la solución de los mismos. Se deberá explicar a los ciudadanos los procedimientos y precauciones en la toma de decisiones. Enfrentándose los gobernantes a problemas sociales, problemas de decisión y problemas de la investigación. El académico estadunidense propuso una metodología de cinco pasos para definir el problema publico.

1.-Cuando la definición del problemas es realmente la parte más ardua.

Entre más avance el trabajo de la administración las oportunidades de encontrar la solución disminuyen. Aquí podemos ejemplificar con la hacienda pública del municipio de San Luis Potosí; existe ilusión de los habitantes de la capital en la solución de problemas, sin embargo ante la inexistencia de recursos deberán priorizar los problemas por solucionar decepcionando a un gran número de ciudadanos.

2.-Evaluacion de los sentimientos ciudadanos.

La materia prima de los problemas de política se origina en los sentimientos de aflicción, descontento, molestia o infelicidad de alguna parte de la ciudadanía. Si Ricardo Gallardo Juárez (RGJ) escucha al pueblo potosino y no a las elites económicas y políticas; debe resolver el problema de las inundaciones, baches, inseguridad, corrupción y recolección de la basura, sólo por mencionar algunos problemas. Sabiendo que toda decisión conllevará un costo-beneficio en su administración.

3.-Desempaque de los asuntos.

Consideremos que la definición del problema debe ser tan simple, sobria e imparcial como sea posible. En la operación de desempacar el problema gobierno y ciudadanía entran en desacuerdo con la posible solución, por lo que las decisiones deben ser en consenso. Si los vecinos aledaños a la futura comandancia de policía de la capital de SLP se oponen, Ricardo Gallardo deberá cambiar el uso de este espacio público escuchando las demandas de sus opositores.

4.-La legitimación de los problemas.

No todos los problemas en estricto sentido de insatisfacción de los ciudadanos pueden o deben ser de la incumbencia del gobierno local, existen problemas que no pueden ni deben tocar los gobernantes porque se pueden perder en el péndulo ideológico. RGJ tendrá que sujetarse a lo dispuesto en el artículo 115 constitucional y las facultades municipales. Dejando a un lado las propuestas populistas que hizo en la campaña electoral.

5.-Conclusión.

Los nuevos gobernantes deberán evaluar el ámbito, carácter e intensidad de los sentimientos ciudadanos acerca de los problemas públicos locales. Toda decisión con el apoyo del pueblo y soluciones apegadas a la realidad. Transparentando el gasto público, rindiendo cuentas y combatiendo la corrupción para recuperar la confianza de los ciudadanos.

Twitter: francotiradort1

Mail: [email protected]

Israel López Monsivais
Israel López Monsivais
Abogado y Maestro en Gestión Pública; Catedrático, FCA, UASLP.