Final del espejismo municipal tricolor
2 septiembre, 2015
reforma energética
México SA: Tijeretazo adicional
2 septiembre, 2015

Si la Morena pide más

Jaime Nava Noriega

Si la morena pide más, y si la morena quiere más, si la morena pide más pues dale lo que quiere”, dice el coro de una conocida vieja canción que debería sonar en la cabeza del dirigente estatal de Morena en San Luis Potosí. Morena, a pesar de que algunos de sus militantes piensen que la sola pertenencia a dicho partido los transforma en seres incorruptibles y de buen corazón, se convirtió en el refugio perfecto para algunos actores locales que desde hace años han anhelado saber qué se siente ser dueño de un partido.

Recientemente los ex candidatos del partido Joaquín Muñoz, Mónica Albarrán y Marcela García hicieron públicas supuestas irregularidades al interior del partido como el manejo discrecional de recursos. Como repite hasta el cansancio AMLO: “lo advertimos” y sí, a los militantes de Morena les advertí que la candidatura de Joaquín Muñoz a la presidencia municipal era un mero pretexto para hacerse notar con la intención de tomar el control del partido.

Las sospechas cobraron fuerza cuando, pasadas las votaciones, se reveló que el candidato obtuvo menos votos en todo el municipio que la candidata a diputada local, Paloma Rachel Aguilar. ¿Cómo puede un candidato a diputado en un solo distrito obtener más votos que un candidato en todo el municipio? Probablemente la razón la tengan Joaquín y quienes le aconsejaron realizar una campaña secreta pues pocas veces se le vio en la calle.

Los ex candidatos de Morena intentan tomar la dirigencia golpeando mediáticamente con la intención de que la estridencia de los medios pueda acentuar las divisiones al interior para capitalizar posibles votos que les aseguren hacerse de la dirigencia. Dos cosas aprovechan: el bajo perfil que ha decidido mantener el actual dirigente, Gabino Morales, y la duda razonable que se permite al no exhibir los documentos que desmientan las acusaciones hechas.

La transparencia no ha sido la carta más fuerte del partido de reciente creación, por lo menos no la publicación voluntaria de documentos. Lo digo porque me consta, hasta hace un par de meses cuando se ingresaba a los documentos de transparencia publicados en la página oficial de Morena (www.morena.si) aparecía el presidente del consejo nacional, Andrés Manuel López Obrador, con un sueldo de cero pesos; sin embargo, luego de que un portal de noticias hiciera público que en realidad el líder de Morena ganaba cincuenta mil pesos mensuales, los documentos fueron modificados para aparecer con esa información.

Gabino Morales, que ha hecho suyo el discurso y la forma de hablar del líder nacional del partido debería optar, el tiempo que le resta como dirigente, por abrirse a la discusión sin caer en las descalificaciones e insultos como hasta ahora la mayor parte del tiempo ha tratado a detractores y críticos.

Como en su momento AMLO al interior del PRD, Morales debe aprender que su partido no está exento de figuras que sólo buscan satisfacer intereses personales protegidos bajo el cómodo manto de pureza con el que se han empeñado en cubrir a cualquiera que cruza la puerta de su partido –ahí está el ejemplo de Manuel Bartlett.

Pronto sabremos si el ex militante del Partido Verde y de la Revolución Democrática, Joaquín Muñoz, logra el sueño de controlar un partido político como intentó con los otros dos en los que militó o si la estrategia de gestiones al interior del partido le alcanza a Gabino para asegurar el triunfo del candidato con el que simpatiza.

Mientras ellos deciden cuál será su próximo movimiento, insisto que sólo la transparencia puede ayudar a que sus militantes tomen una decisión más informada. Gabino, si tus morenos piden más, ¡pues dales lo que quieren!

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos (240 días)

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

¡Pago puntual y completo de las becas a estudiantes!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.