Exige el PAN respeto a la vida privada y a la intimidad
1 septiembre, 2015
reforma energética
México SA: Al abordaje
1 septiembre, 2015

Sobre lo público y lo privado

Guillermo Luévano Bustamante

A yer circuló en redes sociales, principalmente en Facebook y Twitter, luego en portales informativos electrónicos de San Luis Potosí, una imagen difundida desde una cuenta de Twitter en que se señala al dirigente del Partido Acción Nacional en San Luis Potosí, Héctor Mendizábal, como el protagonista de un grupo de fotos en que aparece con otro hombre. De ahí se derivaron comentarios editoriales y personales sobre la orientación sexual del político panista.

Ningún interés noticioso debería tener la difusión de imágenes de la vida privada del político, que será diputado local en la siguiente legislatura. En todo caso hay que condenar que la difusión de imágenes personales sin autorización de quien aparece en ellas no sólo es reprobable y carente de ética, sino que puede incluso constituir un delito.

Si el político señalado es quien aparece en las imágenes debería ser irrelevante, ¿a quién tendría que importarle su actividad privada cuando no comprometa su actuación pública como representante popular? La inferencia y malicia de quien difundió y reprodujo acríticamente las imágenes es indebida porque supone, por tres o cuatro fotografías que el diputado es homosexual, ¿a quién tendría que importarle la orientación sexual de cualquiera de nuestros representantes populares? El estigma constituye un prejuicio, que alimenta la discriminación hacia quienes se asumen personas no heterosexuales, porque supone que esa condición es relevante para el ejercicio de la actuación política. Esos asuntos a nadie tendrían que importarle.

La difusión de las imágenes parece proceder de alguien que considera que ser homosexual es una ofensa o un insulto o una descalificación para el ejercicio de funciones públicas o políticas. Mendizábal, como todas las personas, tiene derecho a reservar para sí, su vida privada.

El Partido Acción Nacional en San Luis Potosí emitió un breve comunicado en el que se pronuncia por el respeto a la vida privada, el honor y los derechos fundamentales y condena el uso de redes con fines de extorsión o amenazas, es decir, parece que confirman que se trata de una medida para golpetear política y personalmente a Mendizábal. Vinculan la difusión de las imágenes con el debate sobre el matrimonio igualitario en la entidad y concluyen el comunicado sosteniendo que en ese instituto político abogan por la no discriminación y la dignidad de las personas.

Me parece que se trata de un golpeteo interno, y me da la impresión de que quien filtró y difundió las imágenes considera que de un conjunto de imágenes del próximo diputado con otro hombre ha de inferirse su orientación sexual y que de no ser heterosexual constituye un desprestigio o un descrédito contra su desempeño político.

Considero que el dirigente panista ni siquiera tendría que aclarar nada sobre esas fotos, porque a nadie incumbe, porque eso le daría gasolina a quien quiso provocar un incendio con un tema que tendríamos que normalizar: la vida privada de cada cual es asunto personalísimo.

Otro tema diferente es la posición de su partido sobre el reconocimiento a los derechos de las personas no heterosexuales en San Luis Potosí, y esa actuación sí que sería objeto de debate público, abierto.

Twitter: @GuillerLuevano

Guillermo Luévano
Guillermo Luévano
Doctor en Ciencias Sociales, Profesor Investigador en la UASLP, SNI, columnista en La Jornada San Luis.