Falla Inai en transparentar ayuda a los damnificados
7 diciembre, 2017
Economía: falla estructural
7 diciembre, 2017

Sonia Mendoza critica a panistas que apoyen a Xavier Nava

María Elena Yrízar Arias

En octubre pasado los dirigentes estatales de los partidos políticos Acción Nacional, Xavier Azuara Zúñiga, y de Movimiento Ciudadano, Eugenio Govea Arcos, presentaron en una conferencia de prensa celebrada en la capital potosina, el Frente Ciudadano por México, versión potosina, sin la participación del PRD estatal. Según ellos, juntos elaborarán una agenda común para participar en el proceso electoral de 2018, con el combate a la corrupción y la rendición de cuentas como temas centrales. Lo anterior, desde luego, como una réplica de lo que hicieron a nivel nacional sus respectivos líderes de las dirigencias ejecutivas que previamente formaron el Frente Ciudadano por México.

En días pasados, el diputado federal Xavier Nava presentó su registro de candidato independiente de la presidencia municipal de la capital potosina, con el argumento de que él no tiene registro como militante del Partido de la Revolución Democrática, porque según Nava Palacios, contendió por esas siglas de manera externa, por esa razón no presentó ninguna renuncia al PRD.

Algunos perredistas lo han criticado por su postura separatista del partido que lo llevó a ocupar su actual curul en el Congreso nacional y que fue apoyado por la corriente gallardista que se ha posicionado en el partido estatal perredista. La nueva postura de Nava como candidato independiente lo coloca en una estrategia de inteligencia política que pareciera que efectivamente es un candidato independiente, con el atractivo de llegar a ser el candidato, sí, pero del Frente Ciudadano por México –sección San Luis Potosí, ya sin el estigma de perredista lo coloca como un posible candidato meramente de carácter neutral, que pudiera ser inclusive apoyado por diversas corrientes políticas dentro del panismo y del navismo que impulsara su abuelo paterno el Dr. Manuel Nava– e inclusive, muchos analistas ven que Xavier Nava tiene una muy buena relación con el gobernador priísta Juan Manuel Carreras y que muchos priístas lo apoyarían muy por abajito del agua, por la simple razón de que desean de corazón recuperar la presencia política que les avasalló el actual presidente de la capital Ricardo Gallardo Juárez, quien podría aspirar a reelegirse en su actual puesto.

Ese mismo propósito de recuperar el poder en la capital es lógico que los panistas también lo tienen, así que, la senadora Sonia Mendoza dijo que aspira a ser candidata a la presidencia municipal de la capital y anunció que ha “levantado la mano” ante la dirigencia estatal de su partido para ser tomada en cuenta como aspirante y, además, aseguró que Xavier Nava “no tienen nada qué hacer como independiente” para aspirar al mismo cargo. Dijo la senadora: “Yo exhortaría a los panistas, que se dicen panistas, que sigan trabajando con quienes son candidatos del PAN…” y aseveró que en el partido “está prohibido apoyar a un independiente” e, inclusive, “pueden ser sujetos de expulsión”.

Parece muy radical y curiosa la postura de la senadora –considera que en el PAN se aproxima un nuevo conflicto– ya que criticó la posibilidad de que el panismo potosino impulse a Xavier Nava.

Independientemente de la opinión y aspiración de Sonia Mendoza de ser la candidata, el área de prensa del PAN mencionó que Xavier Nava tiene la puerta abierta de Acción Nacional, dijo que existen panistas que promueven a Xavier Nava como el posible abanderado por el PAN, y que hay un ánimo porque Xavier pueda ser el abanderado, pero si no lo es, “todos los panistas tendremos que meternos al carril, encuadrarnos y apoyar a quien resulte nuestro candidato, sea Xavier, sea Sonia o cualquier otro”.

Entonces, si en el PAN tienen las puertas abiertas para Xavier Nava, habría que preguntarnos por qué Sonia Mendoza asegura “la existencia de un nuevo conflicto”; habrá que ver, ¿quién provocaría ese nuevo conflicto? Supongamos sin conceder que sea cierto, que el panismo potosino apoyara a Xavier Nava y no así a Sonia Mendoza, entonces, habrá que analizar las palabras de la senadora, que parecieran amenazantes o pre mordidas de amagar a su partido con decir que existe un nuevo conflicto. Es de entenderse que Sonia Mendoza haya subido la voz, para ser escuchada, para ser tomada en cuenta, sabiendo en el fondo que esa es una táctica importante, para poder arreglarse con los de su partido, para que sea diputada en el futuro inmediato. Muy en el fondo, Sonia Mendoza sabe que en la capital potosina no tiene la presencia que ella aparenta que tiene. Nada más hay que remitirnos a los resultados electorales donde participo para ser gobernadora y en el área metropolitana de San Luis Potosí no ganó ella. Entonces, sólo está haciendo la finta.

[email protected]