Diputada Brenda, le faltó entender al periodismo
27 febrero, 2017
Carnavalesco
27 febrero, 2017

Un muro en cada aula

Carlos López Torres

Entre el magisterio potosino empezó a circular un chascarrillo que se extiende a las escuelas primarias de la zona conurbada, a propósito de la entrevista celebrada entre míster Donald Trump, presidente en turno del imperio vecino, y Enrique Peña Nieto, impopular presidente de nuestro país.

La ingeniosa anécdota cuenta que de repente, sin que el pequeño Peña se lo esperara, el bravucón titular del Ejecutivo de Estados Unidos le soltó: tengo la noticia de que tu reforma educativa no camina, no avanza, que está entrampada, que la enseñanza del inglés es un fiasco, ¿qué pasa mi Peña? Tomado por sorpresa el interpelado respondió: es que no me han dejado, me hacen marchas, manifestaciones, paros, huelgas, no van ni estudian para las evaluaciones y me contaminan a todos los maestros con sus actitudes.

De inmediato el gringo xenófobo aclaró: pero todos, pues tengo entendido que tienes un millón de profes, ¿pues cuántos son los alzados?, preguntó. Son sólo medio millón, la mayoría del sureste y algunos del norte del país, dijo Peña, al momento que agregaba: pero al otro medio millón los tengo estudiando, preparándose para las evaluaciones y metidos en el papeleo. Pero qué crees míster Trump: aun así se salen de las escuelas y son re platicadores, se la pasan afuera del salón. A lo que el jefe racista de la Casa Blanca repuso de inmediato: muy sencillo, ponles un muro en cada aula.

En realidad el muro virtual que se ha ido imponiendo a los maestros para que no se comuniquen entre sí, pocos resultados ha tenido toda vez que el descontento es cada vez mayor frente una reforma educativa fracasada que sólo se atreven a sostener los funcionarios, las cúpulas empresariales y, por supuesto, los líderes charros del SNTE.

De manera particular, el caso de los maestros de inglés, idioma que según Aurelio Nuño sería una de las dos lenguas que dominarían la enseñanza en nuestro maltratado país, no puede ser más dramático.

Veamos, según denuncia hecha por Eva Elena Ventura, asesora del Programa Nacional de Inglés, 500 asesores de todo el estado llevan cuatro meses sin cobrar, dando clase gratis, aunque las autoridades dicen que el programa no ha sido suspendido, sólo que no hay presupuesto; por lo que se les pide que le hagan como puedan ya que en junio se les cubrirán sus pagos atrasados.

Los maestros que han sido contratados por outsourcing, obviamente sin seguro, sin aguinaldos y otras prestaciones llevan desde 2013 en esas condiciones laborales indignas, y la solución inmediata que se les ofrece es que hablen con los padres de familia para que les presten dinero, cuando todo mundo sabe que la inmensa mayoría de los tutores carecen de ingresos decorosos, como los profes de todo el sistema educativo que han visto drásticamente disminuido sus sueldo por la carestía, empeorada por el gasolinazo que los obliga a pagar casi el doble del combustibles.

Sin embargo, hace apenas unos días, el fracasado secretario de Educación Aurelio Nuño Mayer, salió con la novedad que los alumnos de algunas escuela estudiarán también el idioma alemán. ¡Ah!, la diversificación puesta de moda.