De la Casa de los Derechos de Periodistas
20 Marzo, 2017
Prefabricadas
20 Marzo, 2017

Un sueño guajiro

Carlos López Torres

Aunque para el secretario de la SEGE, el ingeniero Joel Ramírez, el nuevo modelo educativo “es un sueño” que debe convertirse en realidad, para el subsecretario de Educación Media Superior, Rodolfo Tuirán Gutiérrez, la instauración del Sistema Nacional de Educación Media Superior (SNEMS), cuyo decreto de creación estará aprobándose en el corto plazo, será uno de los ejes más relevantes para la transformación del bachillerato.

Sin embargo, no pocos directores del Colegio de Bachilleres (Cobach) y el Sindicato Independiente de dicha institución educativa, han advertido que de continuar en la dirección general Amado Vega Robledo, la SEGE deberá enfrentar las consecuencias de mantener al funcionario horacista, cuya administración tiene entre su accionar impulsar una nueva gobernanza en el Cobach.

No se trata de una acción como la que refiere Tuirán Gutiérrez, cuando se refiere a este tema como una de las acciones que condicionan el nuevo modelo educativo, sino por lo visto hasta ahora, se trata de deshacerse de directivos y maestros no afines a la corriente priísta con la que se identifica en director del Cobach, toda vez que el mencionado SNEMS estaría por aprobarse en algunas semanas. ¿O será que la actuación de Amado Vega tiene que ver con alguna disposición oculta para garantizar la viabilidad del mencionado sistema? En todo caso, en el marco del conflicto las cosas deben quedar claras.

Por su parte, el soñador Joel Ramírez, quien enfrenta además de una crisis financiera en la SEGE, otra muy real en la educación media superior de la entidad, asegura que en los próximos días serán atendidos los conflictos existentes en el Cobach, en Educación Indígena y el Cecyte 3, aunque nada informa sobre el caso de los trabajadores de confianza de los Cecyte, a quienes se les comunica la modificación que se realizó a la cláusula quincuagésmima séptima del contrato colectivo, acordada entre el sindicato oficialista y la dirección general, que permitía al personal de confianza a los cinco años de servicio un incremento de 10 por ciento acumulable al sueldo actual vigente y a partir del sexto año se incrementara en un 2 por ciento, acumulable del sueldo actual vigente. La pérdida de esta prima de antigüedad, dice el eterno burócrata Isidoro del Camino, director general del Cecyte, obedece al déficit presupuestal del colegio, aunado a que esta prestación, a la que se refiere el artículo 162 de la Ley Federal del Trabajo, no está autorizado su pago por la Oficialía Mayor de la Secretaría de Educación Pública.

En un estado donde todos los días se habla de nuevas inversiones extranjeras y los supuestos avances que ello traería al crecimiento económico, que no desarrollo, resulta efectivamente un sueño guajiro, dados además los rezagos existentes en educación básica, y que la educación media superior atraviese por una seria crisis agravada por el tratamiento faccioso de un grupo de interés del tricolor partido.

El nuevo modelo educativo dará resultados si se garantiza su aplicación, asegura Rodolfo Tuirán, distinguido recientemente con la medalla otorgada por la UASLP, institución que no logra asimismo insertarse plenamente en el ámbito productivo. En tales condiciones, ¿será que el tardío modelo termina siendo un sueño como lo percibe el titular de la SEGE?