Padres de familia exigen reinstalación del director de la Lázaro Cárdenas, en Pozos
30 Septiembre, 2015
Palabrotas
30 Septiembre, 2015

Una victoria aprehensible

Jaime Nava Noriega

S e dice que en la política no existen las casualidades y, aunque probablemente sea cierto, aún no queda claro si las órdenes de aprehensión en contra de Victoria Labastida y sus colaboradores durante la administración 2009-2012 son o no producto de una afortunada casualidad política para el recién estrenado gobernador, Juan Manuel Carreras.

Si no se trata de una mera casualidad, entonces, ¿quién quitó el freno? Alguien, durante la administración de Toranzo debió haber pasado cerca de tres años presionando el freno del aparato judicial con la esperanza de que se le pudiera dar carpetazo al procedimiento en contra de Victoria Labastida y sus ex colaboradores. Eso o el todavía alcalde, Mario García, no presionó lo suficiente como para lograr el resultado que ayer a todos nos tomó por sorpresa.

Si, como afirmó Carreras López, se trata de una casualidad, entonces podemos coincidir todos en que la suerte está del lado de los potosinos pues, si los tiempos político-judiciales se hubieran adelantado un poco más, en estos momentos el titular de una de las administraciones municipales más desastrosas probablemente sería el nuevo gobernador de San Luis Potosí.

Pocos días en el poder lleva el afortunado gobernador y se acaba de colgar una medalla que, calculada o casual, sirve para acallar, momentáneamente, las voces de quienes luego de conocer los nombres de quienes integran su gabinete han afirmado que todo cambió para estar igual.

Aunque la posibilidad de que un grupo de tantos que han causado daños a los potosinos luego de ocupar puestos públicos sean llamados a rendir cuentas parecía lejana, la mera orden de aprehensión no garantiza que la historia vaya a concluir como buena parte de los potosinos esperan –esperamos–. Basta un error en el procedimiento para que todo termine en un “ya merito” más para añadir al anecdotario de la desesperanza.

¿Por qué ahora? Históricamente el PRI no sacrifica a sus militantes a menos que esa muerte política rinda frutos mayores. Todavía está por verse si se les aprehende o si desaparecen sin dejar rastro como el padre Eduardo Córdova a quien el aviso oportuno le permitió esfumarse con todo y su inocencia.

Pronto sabremos quién o quiénes se beneficiarán del caso Labastida; no obstante si la actitud justiciera persiste es buen momento para que el vecino ponga su bigote a remojar pues, si es cierto, como dicen al interior del ayuntamiento, la administración que está a punto de cobrar su última quincena resultó peor en todos los aspectos que la encabezada por la aprehensible Victoria.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos (261 días)

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

¡Pago puntual y completo de las becas a estudiantes!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.