Cada vez más caro
22 julio, 2015
Bicicleta blanca
22 julio, 2015

Unos no pagan, otros sí

Jaime Nava Noriega

C uando nos preguntamos cuáles son los males o problemas que aquejan a nuestro país, o sin ir tan lejos, a nuestros municipios, en automático se suele nombrar a la corrupción como la figura recurrente culpable de que las cosas no sean como queramos sino como la realidad nos las ofrece sin que nadie pueda hacer nada para remediarlo.

Hasta Peña Nieto, a pesar de las críticas, ha reiterado que la corrupción es cultural como si además ser corruptos fuera una tradición que los mexicanos debemos preservar porque puede llegar a ser declarada patrimonio de la humanidad. Parece broma pero quizá así es como piensan quienes confunden el servicio público con una oportunidad para favorecer a intereses propios o de sus amistades.

La revelación de documentos por el sitio chatolopez.com en el que se afirma que el empresario López Medina y sus socios han utilizado su poder e influencia dentro de los ayuntamientos desde hace más de una década deja al descubierto que, de nuevo, la corrupción ha prevalecido en perjuicio del ayuntamiento y, por ende, de todos los potosinos.

Sólo la corrupción puede explicar que durante años hayan pasado administraciones municipales sin exigir el pago a algunas empresas constructoras por concepto de subdivisión de terrenos al poniente de la ciudad. Es corrupción o la omisión de los funcionarios que no tuvieron cuidado en revisar la documentación que se les presentó y en donde no correspondían las afirmaciones firmadas sobre papel con los documentos citados.

¿Cómo es posible que se le concedan autorizaciones a un particular que entrega información incorrecta? ¿Por qué se permite? La ausencia de ciudadanía vigilante del actuar de los gobiernos facilita la existencia y repetición de hechos como los que se denuncian en esa página de internet. La pregunta que queda abierta es ¿qué hará el actual presidente municipal?

La administración saliente tiene la oportunidad de ser recordada por el único y último acto de valentía si decide llamar a cuentas a quienes están siendo acusados públicamente de haber dañado las finanzas y el patrimonio del municipio o simplemente puede permanecer en calma y asumir que el legado de su administración serán los baches que por cientos se cuentan en la capital.

En otro asunto, no menos importante, los recién admitidos estudiantes de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí se llevaron una gran sorpresa al conocer los exageradamente caros costos de inscripción que, sin pena alguna, cobra la UASLP. Licenciaturas de diez mil pesos o más son la tendencia dentro de la universidad a la cual le debería dar vergüenza desconocer su pasado y cobrar diez mil pesos para ingresar, por ejemplo, a la licenciatura en filosofía a la que, en la década de los 50, muchos estudiantes podían ingresar de manera gratuita.

Algo está pasando en la Universidad Autónoma de San Luis Potosí y yo insisto que se llama privatización, aunque no lo reconozcan así las autoridades de la máxima casa de estudios, su alineación con el modelo que los está obligando a aumentar los costos año con año sin que busquen alternativas para convertir a la UASLP en una universidad semi autosuficiente tarde o temprano hará insostenible la educación de los potosinos. Después no digan que no se los dije.

Caracteres al aire:

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos (210 días)

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

¡Pago puntual y completo de las becas a estudiantes!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.