Cadáveres verbales
22 junio, 2018
Brasil gana 2-0 a Costa Rica; se acerca a octavos
22 junio, 2018
  • “Calma” antes de las elecciones
  • Otálora: manos criminales
  • Vilalta: crisis del voto

Julio Hernández López

Una infundada percepción de cierta “normalidad democrática” pretende instalarse en el último tramo de la ruta hacia las urnas. Todo parece transcurrir conforme al ritual acordado: hay campañas, giras, proclamas, encuestas de opinión y una aparente calma procesal. La idea de que un arroz tabasqueño ya se coció hace ver a sus dos competidores aún en liza, el lánguido Meade y el disminuido Anaya, como meros buscadores desvalidos de una intrascendente medalla de plata, peleadores extraños que no abandonan la pelea aún cuando su derrota se anuncie como inevitable.

Pero las noticias constantes muestran una evolución de la violencia política como nunca antes, afectado casi todo el abanico de colores partidistas, con las ejecuciones y los amagos como métodos de postulación de los candidatos deseados y la exclusión de los indeseados. En Michoacán la lista de crímenes políticos se actualiza cada día. En Oaxaca también se multiplican esos hechos de sangre (ayer, en una casa de campaña, hubo disparos de bala y otras formas de agresión contra simpatizantes de Nancy Benítez, la candidata de Morena a presidir el municipio de Santa Cruz Xoxocotlán). En otras entidades asesinan, golpean o amenazan a algunos empleados del aparato electoral. Algunos candidatos prefieren la vida que las urnas y renuncian a sus aspiraciones electorales.

La presidenta del tribunal electoral federal,  Janine Madeline Otálora Malassis, hizo ayer pronunciamientos severos, que en otras circunstancias deberían provocar una conmoción nacional:  “Es doloroso señalar que lamentablemente el signo que está marcando al actual proceso electoral es precisamente el de la violencia. Manos criminales están actuando de forma premeditada y deleznable, para decidir por la vía de la violencia quienes deben o no deben estar en la boleta electoral”. Añadió que “democracia y Estado de Derecho son dos caras de la misma moneda y en estas elecciones ambas están a prueba”.

Carlos Vilalta Perdomo, doctor y maestro en estudios urbanos, criminólogo y geógrafo (@CJVilalta, en Twitter), documenta que de acuerdo con estudios en la materia, en 2018 el riesgo de fraude electoral es mayor incluso que en 2006, pues independientemente de la distancia entre los candidatos, se está viendo un enorme reporte de manipulación de voto. Visto estadísticamente, añadió, se ve que pasamos de una gravedad a una crisis, pues el derecho a ejercer libremente el voto en México se encuentra en estado crítico.

Asegura Vilalta que, “sobre la magnitud de la crisis del voto en México este 2018: el problema es más grave, numéricamente, de lo que se piensa, y el problema sí puede afectar los resultados de la elección”. En ese sentido: “Las dos mayores amenazas contra la democracia son las prácticas partidistas y las prácticas del crimen organizado”. En esa tesitura, “12.5 millones de votantes pueden ser sujetos de compra o coacción del voto. Representan el 14 % del listado nominal, y 41.1 millones de adultos/votantes pueden tener miedo del crimen organizado si van a votar. Representan el 46 % del listado nominal” (las consideraciones de Vilalta, y las gráficas y referencias del caso, en https://goo.gl/dTPX5f ).

En ese contexto, se multiplican las denuncias ciudadanas de operaciones partidistas, sobre todo del Partido Revolucionario Institucional y, en la capital, del Partido de la Revolución Democrática, en abierta compra del voto, entregando dinero en efectivo o gestionando obras, servicios y ayudas a cambio de la entrega de la credencial de elector. Violencia, miedo social y fraude electoral en una combinación nada silenciosa que, sin embargo, mantiene a las autoridades gubernamentales y electorales en un silencio y una inmovilidad que contravienen la percepción, señalada en el primer párrafo de esta columna, de que el proceso electoral fluye de manera más o menos aceptable. Nada de eso.

En el panorama nacional borrascoso surgió, sin embargo, una noticia judicial alentadora. Los magistrados Roberto Ramirez Ruiz, Fernando Alberto Casasola Mendoza y Elisa Macrina Álvarez Castro, del Séptimo Tribunal Colegiado en Materia Civil decidieron por unanimidad que fue ilegal la cancelación unilateral del contrato de prestación de servicios que aplicó la empresa MVS contra la periodista Carmen Aristegui.

A reserva de conocer la postura de la firma de radio y televisión en el tema estrictamente laboral que se resolvió en un tribunal colegiado, ayer también se conoció una sentencia adversa a la periodista en el juicio entablado por Joaquín Vargas, el principal accionista de MVS, por el daño moral causado, según señaló el empresario, por el prólogo que Aristegui escribió para el libro La casa blanca, elaborado por los reporteros que participaron en la investigación de la residencia de Lomas de Chapultepec en cuyo financiamiento participó una de las empresas constructoras más favorecidas por la administración peñista.

Esta resolución, respecto al prólogo del libro mencionado, será impugnada ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Por cuanto al tema laboral, una posibilidad que ayer el abogado Xavier Cortina dijo  recomendar a Aristegui es la de exigir su restitución ante los micrófonos de MVS. Por esa vía, o por alguna otra que se abra, conforme el poder restrictivo de Peña Nieto disminuye, pareciera que Aristegui está camino a su retorno a la radio abierta./

Astillas: Hospitalizan al expresidente Luis Echeverría, por problemas respiratorios… Siendo tan reñida la pelea por el título del mayor ridículo en campañas, Purificación Carpinteyro, aspirante a gobernar la Ciudad de México a nombre del Partido Nueva Alianza (Panal), hizo méritos extraordinarios en un “debate” de este miércoles… Un miembro del comité nacional perredista, Vladimir Aguilar, dijo que Ricardo Anaya y Alejandra Barrales ya perdieron las elecciones nacional y capitalina, pues carecen de legitimidad… ¡hasta el próximo lunes!

Julio Hernández López
Julio Hernández López
Autor de la columna Astillero, en La Jornada; director de La Jornada San Luis.