Convivencia
6 enero, 2016
feminicidio
Alerta de género tardaría 7 meses más, señala Imes
6 enero, 2016

Violencia sin justicia

Jaime Nava Noriega

A las mujeres y hombres presentes en la plaza de Armas el 1 de enero de 1986

El 1 de enero se cumplieron 30 años de la quema del Palacio Municipal y la golpiza perpetrada por agentes de la Policía Judicial y grupos de choque del Partido Revolucionario Institucional comandados por el justiciero adoptivo de potosinos de nula o corta memoria, Julio Ceballos. En los videos (que se encuentran en línea a través de Youtube) puede verse cómo el tío del ahora comisionado general de la Policía Federal, Enrique Galindo Ceballos,  joven, fuerte –y con cabello– roció gas pimienta y golpeó a hombres, mujeres y ancianos que protestaban en la plaza de Armas por el fraude electoral cometido en contra del entonces navista Guillermo Pizzuto.

Irónicamente quien se encargaba de perseguir y golpear a los potosinos con total impunidad es ahora quien se dedica a exigir justicia –desde un café cercano a la plaza que sirvió de escenario para la representación de su brutalidad– y a señalar a los presuntos culpables de delitos que ocurren en el estado y que de acuerdo con sus propias investigaciones no deben quedar impunes. A 30 años de distancia permanecen en la impunidad las agresiones cometidas por Ceballos. ¿Pedirá el neojusticiero que sus propios crímenes no queden impunes?

La violencia que ejerce el Estado contra la población continúa reproduciéndose sistemáticamente de distintas maneras, la ciudadanía ya no sólo debe enfrentar la represión policial cuando se defienden los derechos a través del ejercicio de otros en los espacios públicos; igualmente la omisión del Estado –por complicidad, conveniencia o desinterés– frente a las constantes desapariciones de jóvenes y mujeres en el estado, los abusos cometidos contra las personas migrantes, la explotación laboral de adultos y niños son un tipo de violencia pasiva.

Ayer la titular del Instituto de las Mujeres en San Luis Potosí (Imes), Érika Velázquez Gutiérrez, declaró que la alerta de género, solicitada por el gobierno del estado desde el 19 de noviembre de 2015, podría tardar seis meses más en resolverse, como si hicieran falta más mujeres muertas o desaparecidas en el estado para que al gobierno le urgiera implementar mecanismos de protección a sólo uno de los sectores que está siendo vulnerado en SLP.

A pesar de que el gobierno del estado presentó la solicitud con relativa velocidad, parece que la dilación más allá de ser un problema relacionado con la burocracia procedimental está vinculado –¡¿cuándo no?!– a cuidar la imagen del partido tricolor. Basta recordar la sentencia mediante la cual se condenó al Estado de México a realizar un acto público para asumir su responsabilidad en memoria de las mujeres asesinadas luego de un juicio promovido por la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH) y el Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF).

El Estado de México, además de ser uno de los principales bastiones del PRI y de destacar por el alto número de feminicidios y desapariciones de mujeres, es un estado que logró la emisión de la alerta de género en menos de 20 días, lo cual resulta curioso y contrasta con la declaración de la titular del Imes, toda vez que como responsable de un instituto encargado de proteger a las mujeres debiera ser la primera en mostrarse menos cómoda con la sola idea de tener que esperar mínimo seis meses más. Quizá ella, como muchos potosinos, confía en que el otrora golpeador resolverá los subsecuentes feminicidios.

¡Que la UASLP baje los costos de posgrados y licenciaturas! #EducaciónParaTodos (326 días)

¡Ni un día más en el silencio, ni un día más sin Carmen Aristegui!

@JaimeNavaN

Jaime Nava N.
Jaime Nava N.
Estudiante de maestría en Derechos Humanos por la UASLP. Activista en Amnistía Internacional.