éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Concesiones, ahora no
6 Marzo, 2015
Astillero, Pacto por México
Astillero: Autocomplacencia local
6 Marzo, 2015

Votar o no votar. ¿Por qué y para qué?

Ignacio Betancourt

M añana sábado a las doce del día en la calle 5 de Mayo 610 (centro), el Colectivo de Colectivo Mariano Jiménez, constituido en asamblea permanente de dicho Centro Cultural, invita a la primera de sus tres mesas (las siguientes serán en abril y mayo) con el título general de Votar o no votar. ¿Por qué y para qué?, en esta ocasión con las participaciones de Yuri Nahmad, Michel Hernández y Enrique González Ruiz; como moderador de la mesa fungirá Carlos López Torres.

La invitación es abierta a todo público y no se trata de promover ningún específico punto de vista, se trata simplemente de aportar la mayor cantidad de argumentos que ayuden a sustentar la decisión que los ciudadanos asuman. Las opiniones se multiplican, la reflexión sobre el tema requiere cosiderar diversos aspectos, ¿a quién le sirve votar o no votar? ¿Desde qué contexto se asumen las posturas? ¿Se considera parte de un proceso la presente situación histórica de los mexicanos de hoy o sólo importan las elecciones?

La mesa dará inicio con las ponencias de los invitados y posteriormente se complementará con la participación de los asistentes, pues de la diversidad de las opiniones surgirán los elementos argumentales para la toma de decisiones. Es de interés principal para el Colectivo de Colectivos Mariano Jimémez fomentar la discusión pública, razonada y pacífica, de todos los temas de interés colectivo; recuperar o crear una tradición ciudadana que propicie la reflexión colectiva e independiente sobre la compleja realidad de un país al borde del abismo. Ante el estrepitoso fracaso de la clase política nacional, las acciones que la población determine adquieren una importancia fundamental, los más de cien millones de mexicanos afectados por funcionarios y políticos incapaces de automodificarse debemos construir de manera urgente nuestro presente y nuestro futuro; los niños y los jóvenes que hoy no se ocupen de lo porvenir, en los próximos años muy probablemente lo lamentarán.

Como señales promisorias, decenas de grupos se organizan y brotan por muchísimos lugares de este México agobiado, desde esta columna va un saludo combativo  a la Asamblea de Artistas en Resistencia, quienes en uno de sus comunicados señalan: “Desde los medios masivos de comunicación se construyó la campaña del presidente, 132 voces evidenciaron el engaño, pero aún así se impuso la voluntad de una cúpula de malhechores, cada vez más cínicos, cada vez más prepotentes. (…) No queremos líderes ni liderazgos. Queremos aprender a organizarnos de otra manera. Queremos cambiar el estado de cosas que ha normalizado la masacre y el terror, la corrupción y la impunidad.” Y también va un saludo a la Constituyente Ciudadana-Popular, que entre otras cosas declara: “Las violaciones de derechos humanos, amenazas y agravios que se viven en México, se refieren tanto a derechos de los pueblos a una vida digna, a la relación con la naturaleza y la destrucción ambiental, como a las condiciones de desigualdad, precarización y pobreza que suponen un conjunto de condiciones de deterioro de las condiciones de vida, así como las formas de violencia directa contra las personas, las comunidades, las y los trabajadores (…) Ante una crisis institucional y de legitimidad del Estado Mexicano, el Tribunal Permanente de los Pueblos constata la necesidad imperiosa de avanzar en la refundación de México, a partir de parámetros nuevos que incluyan el reconocimiento pleno y eficaz de los derechos humanos, la identidad y el espacio de los pueblos indígenas y el reconcimiento del papel de las mujeres en dicho proceso.

Cambiando de tema, volvemos a señalar el permanente acoso que la Secretaría de Cultura, a través de sus personeros: Juan Carlos Díaz Medrano y Mauricio Gómez Aranda, realiza contra el Colectivo de Colectivos Mariano Jiménez, utiliza a las tres secretarias (que además de comer nada hacen) para boicotear los eventos del colectivo integrado por grupos artísticos y académicos independientes, y de manera arbitraria impone y clausura eventos en el Centro, en perjuicio de la ciudadanía y de los colectivos; por cierto ¿cuál es la lógica administrativa de la Secult que se gasta dos millones anuales en sueldos de seis empleados del Centro Cultural y sólo destina treinta mil pesos para las actividades cotidianas del mismo? Los colectivos ya han solicitado a la Secult informe a quién pertenecen las plazas del Mariano Jiménez, y también información sobre quiénes en secreto elaboraron el reglamento que impusieron a la Ley Estatal de Cultura. Ya se preparan otros dos requerimientos informativos, uno para que den a conocer la manera en cómo convocaron a la licitación para la compra de un amplio paquete de computadoras e infraestructura electrónica que terminó surtiendo un compadre de Mauricio Gómez con la anuencia de Juan Carlos Díaz Medrano, y otro para conocer cómo fue que Mauricio “extravió” la gran medalla de oro otorgada a don Julián Carrillo, la cual se conservaba antes de su pérdida en el Mariano Jiménez.

Como un mensaje solidario por este próximo 8 de marzo va, de Carlos Martínez Rivas (1924-1998) poeta de ascendencia nicaragüence nacido en Guatemala, un fragmento de su poema El paraíso recobrado: (…) Más allá de los cumpleaños y de los pequeños obsequios/ a los que cuidadosamente les borramos el precio./ Más allá de la cadena de oro y el anillo/ dados a guardar a alguien/ para mientras nos bañamos en la piscina./ Más allá de las radiantes fotografías, en grupos,/ tomadas en la playa, debajo del verano.// Más allá de todo eso./ Más allá de la nube y el relámpago./ Más allá de las constelaciones. En los aires finales./ Y más allá, todavía. Más allá del mismo aire,/ es decir,/ en el aire de tu aire que es mi aire.// De escala en escala, todo ha ido desapareciendo./ Ahora ya no queda nadie./ Nada./ Sino el espacio/ y un hombre y una mujer.// La nueva creación apoyada en nosotros./ La tierra es otra vez la tierra./ El hombre es otra vez un hombre/ la mujer es de nuevo una mujer.// Y tú tienes la palabra.// La mujer es anterior a la vida./ La  mujer es anterior a Adán./ La mujer es anterior a la mujer./ Porque antes, mucho antes/ de que Eva naciera del costado del hombre,/ cada árbol, cada flor, cada fruta,/ toda la Creación era una mujer.// Tú tienes la palabra./ Separa la luz de las tinieblas./ Y ordena los mares y los ríos/ porque el espíritu de Dios empolla sobre las aguas. (…)