Necesaria, una Procuraduría Ambiental Estatal: diputado
18 julio, 2015
Hasta septiembre se entrgaría la nueva zona de transferencia, señala Seduvop
18 julio, 2015
corrupción

José Bernardo Fernández.

Samuel Estrada

Un ciudadano enfermo de cáncer, quien refirió haber sido golpeado por su vecino, consideró “irracional e inconcebible” que hayan concedido un amparo al presunto culpable a pesar de que se presentaron todas las pruebas de las lesiones de las que fue objeto.

José Bernardo Fernández, de 55 años de edad, acudió a La Jornada San Luis a denunciar un presunto caso de corrupción, ya que, según comentó, se siente desesperado porque no ha tenido acceso a la justicia, luego de que fuera golpeado brutalmente por uno de sus vecinos, lo que le ocasionó diversas lesiones que acarrea hasta la fecha.

Explicó que desde hace años es amigo del propietario de 12 departamentos ubicados sobre la calle Mariano Ávila, en el barrio de Tequisquiapan, y fue él quien por razones de salud le encomendó que acudiera al departamento del presunto agresor, puesto que llevaba ya más de dos años sin pagar la cuota de mantenimiento, por lo que fue a llevarle una notificación.

Sin embargo, al tocar la puerta del domicilio nadie abrió y sólo dejó el mensaje pasándolo por debajo de la puerta. Días después, alrededor de las 10 de la noche, acudió el presunto agresor al domicilio de Bernardo Fernández tocando y gritando de forma agresiva, de tal manera que cuando este abrió se le fue encima a golpes dejándolo tirado en el piso y seriamente herido.

Relató que, luego de esto, acudió al servicio de urgencias del Seguro Social, donde fue atendido por las lesiones, y lo dejaron internado varios días, puesto que el caso se complicó dado que él padece de cáncer y recibe quimioterapias.

Entonces, hasta que fue dado de alta fue que acudió a denunciar las agresiones ante la Procuraduría General de Justicia del Estado y todo el proceso se llevó a cabo con normalidad, hasta que, a finales de mayo de este año, se enteró de que el presunto agresor fue beneficiado con un amparo y que el juez del juzgado cuarto, Juan de Dios Monreal Cuellar, desestimó las pruebas que presentó y dictaminó que hacían falta evidencias para consignar al presunto culpable.

Finalmente, recalcó que esto sólo puede ser resultado de la corrupción, ya que se cuenta con todas las pruebas médicas y testimoniales de sus dichos y aún así no se ha podido hacer justicia, asimismo dio a conocer que ya llevó el caso a la Comisión Estatal de los Derechos Humanos y pronto también buscaría la atención de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

JSL
JSL