macri
Encuestas favorecen a Macri en segunda vuelta
22 noviembre, 2015
osorio
Pumas, Toluca y Puebla, a la Libertadores
22 noviembre, 2015

En lo que va del año, tres casos de extorsión telefónica a sacerdotes, informa Arquidiócesis

Angélica Campillo

Algunos secuestros que se suscitan al interior del estado de San Luis Potosí no se denuncian, señaló el vicario de la Arquidiócesis de la capital, Gerardo Vaglienty Rivera. Informó también que en lo que va de 2015 se han presentado dos o tres casos de extorsiones telefónicas a sacerdotes potosinos.

Cabe recordar que hace unos días los miembros de una organización no gubernamental, que se dedica a realizar un seguimiento de los secuestros, comentaban que en el estado de San Luis no son tantos los casos que se han presentado en relación a este delito, pero que sí han repuntado de un tiempo para acá, y en este contexto el párroco manifestó  que la valoración se tiene que hacer primeramente a partir de estadísticas o cifras exactas, “todos sabemos que hay una cifra oficial pero también hay una no oficial y que no se reporta, de la que no se tiene conocimiento del todo, que es la que hace que pueda aumentar el número (de secuestros), si en otros lugares hay este tipo de delito, yo creo que San Luis no puede estar exento”, refirió.

Dio a conocer que algunas veces los párrocos llegan a tener conocimiento de este tipo de delitos, pero no con frecuencia, “en el compartir experiencias, escucha uno a los sacerdotes de distintas comunidades que hablan de que levantaron o secuestraron a tal persona, y demás acciones delictivas que se han dado, algunas aparecen en los diarios, otras no aparecen, pero de que hay delincuencia trabajando, yo creo que hay”, reiteró.

Sin embargo, argumentó que estos sacerdotes no le han comentado de alguna región en específico donde se presenten con más frecuencia estos casos de secuestro.

En este sentido comentó que el llamado para las autoridades sería que ellos son quienes tienen la capacidad y el compromiso de estar trabajando en estrategias acertadas para lograr la seguridad de todos los habitantes del estado.

Cuestionado acerca de cómo se protegen los sacerdotes para no exponerse a que los puedan secuestrar, mencionó  que se encuentran en la misma situación que cualquier ciudadano común.

Asimismo, indicó que en lo que va del año ha habido sacerdotes a los que han tratado de extorsionar por teléfono e incluso hay quienes han llegado a cambiar el número telefónico de las parroquias.

Refirió que en estas llamadas principalmente les solicitan dinero, o los amenazan en el sentido de que si no hacen lo que les piden, podría haber  represalias.

Puntualizó que en lo que va de este 2015, se han presentado dos o tres casos de extorsión a párrocos,  en donde uno o dos sí se reportaron a la policía y en el otro caso, simplemente siguieron el protocolo y colgaron. Sin embargo aseguró que  en ninguno de ellos se detuvo al responsable.