Ambulantaje, reflejo de la falta de empleo, justifica arzobispo
30 noviembre, 2015
El uso perverso de la democracia
1 diciembre, 2015

Ambulante denuncia agresiones por parte de líderes de comerciantes

ambulante

Cristina Martínez Medina.

Vendedora ambulante denunció agresiones por parte de pseudo líderes de comerciantes de la explanada Ponciano Arriaga, en la capital potosina. Asimismo, precisó que estos se dedican a sacar permisos al municipio, los cuales rentan a terceras personas por la cantidad de mil 500 pesos mensuales; lugares que se ubican principalmente en las calles de Reforma y Eje Vial.

Se trata de Cristina Martínez Medina, de 70 años, comerciante ambulante que se dedica a vender sus productos en el Eje Vial, cerca de la calle Reforma, ante lo cual su hijo, Gerónimo Rocha, relató que “hace algunos años mi mamá tenía el puesto en el Eje Vial, y unos supuestos líderes, Antonio, el patón, y su hijo Marcos, llevaron inspectores, a los que incluso les decían con malas palabras que cumplieran con sus obligaciones, y esa fue la primera vez que quitaron a mi mamá a la fuerza”.

“Entonces ella se retiró dos años, y ahora, debido a sus enfermedades y que tiene que comprar medicinas, quiere vender otra vez, aunque sea poco, para cubrir sus gastos, por lo que se volvió a instalar, y el sábado 28 de noviembre fueron a quitarla de nuevo (Antonio y Marcos), pero ahora con golpes, gritos y malas palabras. Ella es una señora de la tercera edad, que está operada de su rodilla”, continuó.

Por su parte, la afectada precisó que “el sábado llegaron conmigo Marcos y Antonio, entonces el primero me preguntó que quién me había dado permiso de instalarme ahí y yo le dije que era mi lugar de años, nada más que estaba operada y por eso dejé de acudir, pero ya me presenté de nuevo, y me dijo ‘ni madres, para mí usted es nueva y se va a chingar a su madre’. Entonces Antonio les dijo a los muchachos que iban con él que agarraran mi puesto y lo aventaran, y me tiraron toda mi mercancía; a mí me aventaron sobre un bote de basura y me lastimaron mi rodilla y yo traigo prótesis, y luego ya para en la noche la traía hinchada”.

Indicó que estas personas son muy agresivas y tienen mucha familia trabajando en ese tramo de Eje Vial:

“el patón antes estaba en Reforma, pero ahora se fue más adentro y le vendió el puesto a su cuñado; éste se llama Martín y ahí está con una carreta vendiendo”, refirió.

Dio a conocer que, aparte de ella, también su hijo Gerónimo y su esposo sufrieron agresiones por parte de estos pseudo líderes, pues ellos también se encontraban en el lugar cuando ocurrió el suceso: “le dio un golpe a mi hijo en el estómago y a mi esposo, de 77 años, también lo golpeó, lo aventó y le dijo ‘tú no te metas, porque te voy a partir tu madre’. Él está enfermo, tiene diabetes y ya no puede caminar bien”, detalló.

Señaló que ya acudió a poner una demanda en contra de estos individuos, pero con miedo, “porque me amenazó, me dijo que ya me había quitado dos veces y que si me volvía a poner que me iba a partir mi madre”.

La afectada aseveró que tiene permiso de parte de la Dirección de Comercio para instalarse en Eje Vial, y que anteriormente se ubicaba en la explanada Ponciano Arriaga, pero Mario Leal Campos los quitó de ese sitio y los mandaron para el Eje Vial: “y Marcos dice que yo soy nueva, pero le estoy comprobando con papeles que soy de ahí”, enfatizó.

Así mismo, Gerónimo Rocha destacó que los supuestos líderes de comerciantes de esa zona se dedican a pedir lugares al municipio, pero los rentan a terceras personas: “o sea que ni ellos los trabajan, ya tienen mucho realizando estas actividades. Sí tienen su organización, pero no es legal que pidan lugares y los renten, porque un lugar es para trabajarlo y para sostén de uno mismo. La mayoría de los lugares están en Eje Vial y Reforma”, recalcó.

Cristina Martínez argumentó que Antonio le dijo que si quería seguir vendiendo sus productos en ese lugar le tenía que dar mil 500 pesos por mes, pero también la amenazó de muerte, diciéndole: “y si no lo hace, se va a chingar a su madre de aquí, y si no en cualquier rato no pierdo las esperanzas para matarla”, aseveró la afectada.

Tanto Cristina como su hijo Gerónimo precisaron que de no ser atendida su denuncia van a tratar de hablar con los directivos de Comercio del ayuntamiento para ver en qué los pueden ayudar.

JSL
JSL