agua potable el realito calidad de agua
Agua de El Realito está otra vez dentro de la norma: Interapas
3 septiembre, 2015
No es problema ser homosexual
3 septiembre, 2015

Amparo avala otro matrimonio igualitario en San Luis Potosí

Jorge Torres

En tanto el Congreso del Estado no ha sacado el dictamen para la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo en el estado, las organizaciones en pro de la defensa de los derechos lésbico gay siguen obteniendo amparos. Ahora, Gerardo y Abraham podrán casarse gracias a que el juzgado primero de distrito resolvió un amparo a su favor, el cual representa el cuarto proceso judicial favorable a una pareja del mismo sexo.

En entrevista con La Jornada San Luis, Abraham relató todo el proceso por el cual pasó junto con su pareja para que finalmente se les diera este amparo.

Abraham y Gerardo tienen casi 10 años de relación, de los cuales tienen siete años viviendo juntos. Durante su relación han pasado por diversas dificultades; la primera, la discriminación por parte de la sociedad potosina, a la que el propio Abraham calificó como mocha, puesto que no les gusta el cambio.

“La sociedad es muy cerrada, en realidad nuestro estado es muy mocho, si así lo podemos decir. Nosotros llevamos nueve años de relación que con mucho esfuerzo hemos logrado y hemos mantenido a pesar de que hay quienes nos ven en la calle y que al principio nos hacían el fuchi, como decimos, pero después la gente se acostumbró, sobre todo nuestros familiares y amigos”, recordó.

Abraham señaló que desde 2008 decidió, junto con su pareja, vivir juntos, y a raíz de ello fue cuando quisieron compartir los mismos beneficios que puede tener cualquier pareja, pero fue hasta 2013 cuando ya tenían clara la idea de formalizar su relación, sobre todo por los beneficios que como matrimonio pueden tener.

Explicó que “en el sentido de que se requiere, por ejemplo, acceso médico, yo no puedo darle a mi pareja el ISSSTE porque no es nada de mí, entonces si se sentía mal por algo no podíamos tener ese beneficio, o viceversa; él tenía el seguro, pero no me podía atender en el seguro porque no somos nada, igual con los seguros de vida; yo tengo un seguro de vida pero me dijeron ‘la verdad no puedes hacerlo porque no es tu familia, y si lo pones si te llega a pasar algo cuando él quiera reclamar el beneficio el gobierno le va a quitar el 20 por ciento porque no es familiar tuyo’, y eso es injusto”.

Ante este panorama, detalló, decidieron buscar la manera de casarse; en ese año ya había pasado la Ley de Convivencia en el Distrito Federal, por lo que buscaron el matrimonio como tal, porque ya se daba en aquel entonces, pero gracias a los trámites burocráticos no lograron casarse, y decidieron intentarlo después. Un año después conocieron al dirigente de Red de Diversificadores Sociales, Paul Ibarra Collazo, quien los impulsó para buscar casarse nuevamente, pero fue hasta 2014 que decidieron dar el paso.

“Paul y la Red Diversificadores Sociales fueron muy importantes. Nos dijo ‘vayan al Registro Civil, a la oficialía número uno, y pidan que se van a casar’; hacemos el trámite necesario, nos aceptan la solicitud de matrimonio, pero por medio de un escrito nos regresan la negativa que no podemos casarnos porque la ley no lo permite”, expuso.

Narró que con esa negativa comenzaron con el amparo, debido a que les habían negado su derecho a casarse, y gracias a los abogados en la Maestría en Derecho de la UASLP, quienes le dieron seguimiento trámite del proceso hasta el momento en que entró en juicio, resultó favorable, por lo cual ya podrán casarse.

“Tenemos las mismas ilusiones de cualquier pareja que se quiere casar; nosotros también las tenemos, ya tenemos los planes, ya tenemos cómo queremos la fiesta, cómo queremos el momento; ya podemos decir que nos queremos casar en diciembre. En diciembre va ser la pachanga y el momento inolvidable que cualquier pareja quiere cuando se quiere casar”, agregó Abraham.

Asimismo, consideró que los matrimonios igualitarios ya estarían aprobados desde hace 15 días, pero el problema es que hay reticencia a los cambios: “queremos nuestros propios derechos para tener seguridad social, seguridad financiera, seguridad en todos los sentidos, como cualquier pareja”, concluyó.

JSL
JSL