Buen inicio de gobierno en sus primeros 100 días: Arzobispo
3 enero, 2016
Rompe Arabia Saudita relaciones diplomáticas con Irán
3 enero, 2016

Arzobispo pide a Dios para que políticos y gobernantes muestren un poco de “vocación”

arzobispo buscar la paz

Samuel Estrada

El arzobispo de San Luis Potosí, Jesús Carlos Cabrero Romero comentó que a inicio de este 2016 pide a dios, que los políticos y gobernantes muestren un poco de “vocación” y se dediquen de verdad a hacer lo mejor para la sociedad y no siguiendo otro tipo de intereses y sobre todo cumplan con los compromisos que en su momento hicieron a la ciudadanía.

El máximo jerarca de la iglesia católica potosina dijo además que los políticos y gobernantes deben de ser sensibles a la realidad que rodea, que los programas y las propuestas se ajusten más a las realidades y no solamente a lo que se quiere hacer de forma personal, los proyectos deben de ser ejecutados en tiempo y forma “no deben dejar su palabra sin cumplir”.

Dijo además que los gobernantes tienen que darse cuenta que el hecho de estar al frente de alguna entidad, en cualquiera de los tres niveles y en cualquiera de los poderes, tienen que estar conscientes de que el servicio público es vocación y no se puede contemplar de otro modo, se necesita de gente convencida de que su vida es entregarla por el bien de los demás.

Cabrero Romero refirió de igual forma “yo pido a dios que haya esa vocación, que haya ese sentido de servicio, ojalá que ellos lo vayan comprendiendo en la medida que vayan topándose con la realidad de la vida, que no es la de oponerse, sino de analizar todas las propuestas y revisar los puntos frágiles y fuertes de cada punto de vista”.

Finalmente señaló que los políticos en este nuevo año tienen la oportunidad de renovarse, de tener una nueva visión de la realidad, todo es perfectible, la realidad es dinámica y cambia todos los días, por eso los programas y las propuestas tienen que adecuarse siempre teniendo en cuenta que se necesita un trabajo de conjunto, de compromiso y de fomentar el despertar en la ciudadanía.