Urgen recursos para explotar grutas en Rioverde, manifiesta el alcalde
9 febrero, 2015
Sindicalizados de Conalep anuncian paro de labores
9 febrero, 2015

Asamblea pro Ayotzinapa, renuente a boicotear las próximas elecciones

ayotzinapa

La Asamblea por Ayotzinapa replicaría las marchas que se realicen a nivel nacional.

La organización en SLP participaría de una forma menos activa, adelanta

Ricarlos I

La Asamblea Popular por Ayotzinapa en San Luis Potosí apoyaría un posible boicot a las elecciones en caso de aprobarse los resolutivos discutidos este sábado pasado, durante su reunión en San Sebastián, aunque existe cierta resistencia entre algunos de los adheridos a la organización, hay una convicción generalizada de que participar en las elecciones sería un error.

En la reunión del pasado 6 de febrero, con la presencia de por lo menos 80 representantes de los diferentes colectivos que mantienen su unión a pesar de las diferencias ideológicas que salen a relucir cuando se discuten temas como el modo de protesta, acordaron, entre otras cosas, efectuar un boicot en modo de difusión de información y concientización de la ciudadanía.

La causa de esto es que varios de los colectivos se vieron reticentes a la posibilidad esgrimida en otros lugares del país en los que las asambleas populares han propuesto desde el impedimento de instalar casillas hasta el bloqueo de los edificios del INE para que no se puedan llevar a cabo los comicios federales el próximo junio.

Señalaron que la resistencia, al menos en la capital potosina, tendrá un carácter un poco menos activo, aunque mantendrán las manifestaciones y marchas en las fechas que a nivel nacional convoquen las demás asambleas.

Respecto al nuevo “constituyente” al que han llamado diversas figuras del movimiento a nivel nacional, además de la eventual “convención”, en breve se comenzarán a planificar talleres y foros ciudadanos no sólo para informar, sino también para que la población participe en ellos, con lo que se pretende traer de otros países a ponentes y oradores que ya tuvieron momentos semejantes en sus respectivos países, principalmente sudamericanos.

El propósito de esto es, dijeron, mostrar, que no sólo se trata de protestar, sino de cambiar de manera efectiva el estado de las cosas, pues la tragedia de Ayotzinapa no fue producto de la corrupción de un solo presidente municipal y sus policías, sino de todo un sistema político a nivel federal que permitió que esta situación ocurriera sin que nadie pudiera o quisiera evitarlo.

JSL
JSL