nuevo mandamiento aliento alcohólico
Cae percepción de inseguridad, pero sigue rozando 70 por ciento: Inegi
7 Abril, 2015
Derechos ciudadanos, anulados por burocracia y sobre regulación: especialista
7 Abril, 2015

Balaceras y asesinatos en Jalisco, “sólo es reacción de los cárteles”: Policía

Presumen “reacción” de 'cártel' tras emboscada en Jalisco

El enfrentamiento entre elementos de la Fiscalía General del Estado y hombres armados ocurrió en la carretera Mascota-Puerto Vallarta, en el poblado de las Palmas. Foto Cuartoscuro

De La Redacción

En un enfrentamiento la tarde de ayer en dos puntos de la carretera libre Guadalajara-Puerto Vallarta, murieron 23 personas, 16 de ellas policías, manejadas por Proceso, suscitado entre agentes del orden y miembros de un grupo armado que emboscó a la Fuerza Única Jalisco (FUJ).

La Fiscalía General del Estado (FGE) no confirmó anoche la cifra de víctimas, pero admitió que varios de nuestros elementos fueron alcanzados por las balas. Corroboró también el asesinato del titular de la policía de Zacoalco de Torres, Miguel Ángel Caicedo Vargas, sobre cuyo cadáver se encontró un mensaje con amenazas hacia las autoridades policiacas de Jalisco.

Según la fiscalía, los hechos constituirían una medida reactiva delcártel Jalisco Nueva Generación,debido a que el pasado 23 de marzo fue abatido el jefe regional de ese grupo criminal, Heriberto Acevedo, El Gringo, junto con dos acompañantes, en Zacoalco de Torres.

En un comunicado, alrededor de las 20:45 horas, la fiscalía indicó: A fin de ofrecer información precisa, en estos momentos la FGE realiza labores de investigación en la zona, así como el despliegue de elementos que permitan recabar mayores datos.

Los enfrentamientos se dieron en los kilómetros 13 y 57. Uno, en el puente del poblado de Las Palmas, cercano a Puerto Vallarta, donde dos vehículos fueron incendiados sobre la carretera para detener el paso de un convoy de la FUJ.

El otro ocurrió cerca del poblado de Soyotán, municipio de San Sebastián del Oeste, donde fue colocado un vehículo incendiado para bloquear el paso a un convoy de policías, el cual quedó en medio de dos retenes, mientras civiles armados atrincherados en lomas y cerros disparaban contra los uniformados. El ataque motivó una intensa movilización que incluyó el envío de refuerzos desde Puerto Vallarta y Guadalajara, entre éstos, miembros del Ejército y la Marina.