plan
Destaca Mario García el trabajo de todos los integrantes del Cabildo
30 diciembre, 2014
servicio de recolección
Para 2015, el nuevo relleno sanitario, confía el alcalde
30 diciembre, 2014

“Escuchar un gracias”, la mejor parte de ser bombero voluntario

bombero

Miguel Benavente. Foto: César Rivera

“La mejor parte de ser bombero voluntario es escuchar un gracias”, declaró Miguel Benavente, bombero de 22 años de edad y especializado en material peligroso. El joven cuenta con seis años de experiencia, pues comenzó a laborar de manera voluntaria desde los 16 años en el Cuerpo de Bomberos Metropolitano de San Luis Potosí, y hoy en día continúa con su participación activa.

El también estudiante de la carrera de ingeniería en administración comentó que el trabajo en esta área se conforma por momentos de alegría, como el agradecimiento de las víctimas al ser rescatadas, pero también por tragedias como aquellas en las que las víctimas sufren lesiones y llegan a perder la vida o a ser mutiladas. “Cuando inicié con bomberos a los 16 años me tocó atender un incendio a causa de una explosión donde fallecieron cuatro personas con quemaduras graves”, detalló.

Explicó que como bombero desempeña labores preventivas y de atención tanto dentro de las instalaciones de la institución como fuera de ellas, y señaló que es fundamental contar con el apoyo de la sociedad civil a fin de evitar que se generen las condiciones para que ocurran incidentes, puesto que modas en apariencia inofensivas, como hacer globos de Cantoya, pueden convertirse en ocasión de incendio si al ser lanzados al aire no se toma en consideración la dirección del viento o la existencia de terrenos baldíos en los alrededores.

Asimismo, subrayó que, a pesar de contar con números telefónicos gratuitos para facilitar la atención a la ciudadanía, la institución recibe diariamente cientos de llamadas que no tienen como propósito denunciar una emergencia y únicamente ocasionan que las líneas estén ocupadas: “ese es el principal problema que tenemos; al día se reciben de 300 a 400 llamadas pero sólo 30 resultan ser verdaderas emergencias”, concluyó.

JSL
JSL