Avanza San Luis Potosí en materia de política social
22 junio, 2015
Qué duración tiene un rato
22 junio, 2015

Cada vez más hombres acuden a la Prodem por violentar a su familia

Prodem

Este domingo se celebró el Día del Padre. Foto: César Rivera

Samuel Estrada

En el marco de la celebración del Día del Padre, María Teresa García Lorenzana, coordinadora en el Centro de Atención a la Violencia Familiar de la Procuraduría para la Defensa del Menor, la Mujer y la Familia (Prodem), expuso que la mayoría de los casos de violencia intrafamiliar provienen de los padres de familia, que a su vez responden a una crianza machista cuando fueron niños, lo que sigue siendo un problema grave, puesto que a la fecha en el estado al menos unos 200 jefes de familia acuden a la dependencia por propia voluntad a reconocer que han estado violentando a sus seres queridos.

Recordó que, además de los menores y a las mujeres, en la Prodem también se le da atención a los padres de familia, a través de grupos terapéuticos y grupos de reflexión en donde los varones tienen un espacio para que puedan hacerse conscientes sobre su masculinidad aunado a adquirir habilidades sociales para evitar recurrir a la violencia.

Señaló que la violencia ejercida por los jefes de familia regularmente tiene el mismo origen, que ellos fueron criados en hogares machistas, y por lo tanto crecieron careciendo de habilidades sociales para poder enfrentar las diferentes situaciones de conflicto existentes al interior de una familia, por lo cual responden de la única forma que pueden, y es a través de la violencia.

Indicó que si bien la mayoría de las personas que acuden a la Prodem son mujeres denunciando maltrato a su persona o a sus hijos, también al menos unos 200 hombres acuden anualmente a la dependencia en busca de ayuda; una mínima parte porque han sido agredidos por sus parejas y la mayoría porque reconocen que han violentado a sus familias y buscan ayuda.

Para terminar, especificó que de pronto se torna triste que señores ya maduros de 50 años o más acudan a la dependencia a solicitar ayuda porque se encuentran desesperados puesto que sus perejas y sus hijos los han abandonado luego de la violencia que ellos han ejercido, pero se les incluye en los talleres y en los grupos especiales para que adquieran habilidades sociales de negociación, aunque lamentablemente muchas veces las mujeres y los hijos ya no aceptan volver a vivir con ellos, por lo que se ha estado haciendo hincapié en el tema de la prevención, al darle a los varones una crianza de paternidades compartidas que evite estos problemas cuando sean adultos.