La Independencia poco benefició a los indígenas: López Bárcenas
8 Abril, 2015
XV festival de san luis
Intensa actividad en el segundo día del XV Festival de San Luis
8 Abril, 2015

Cae otro zeta fugado de Zacatecas en 2009, aquí en San Luis

Detiene la PME aquí de los reos fugados en cieneguillas, ZacatecasLa tarde de ayer, agentes de la Policía Ministerial del Estado lograron la captura de Erick de Jesús, quien en 2009 se habría fugado junto con otros 52 reos del Centro de Readaptación Social de Cieneguillas, Zacatecas y quien tenía orden de reaprehensión por el Juez Segundo de Distrito de Zacatecas, por los delitos Contra la Salud y Violación a la Ley de Armas de Fuego y Explosivos.

Como se recordará, fue el 16 de mayo de 2009 cuando un comando armado liberó a 53 reos vinculados con un grupo del crimen organizado del Centro de Readaptación Social de Cieneguillas, Zacatecas, a bordo de Camionetas tipo Suburban.

El Consejo Estatal de Seguridad Pública de aquella localidad manifestó que el rescate ocurrió a las 5 de la mañana, solo duró cinco minutos y no hubo un solo disparo, por lo que Fuerzas Federales y Estatales colindantes iniciaron en aquel momento una persecución por tierra y aire.

Los reclusos se encontraban en el área de Separos de Alta Peligrosidad, siendo procesados o sentenciados por diversos delitos como Secuestro, Contra la Salud, Robo Calificado, Violación a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos y Delincuencia Organizada.

El  martes a las dos y media de la tarde sobre la calle Corregidora de la Colonia Mártires de la Revolución de esta Ciudad Capital, agentes de la Policía Ministerial de San Luis Potosí dieron cumplimiento a dicho mandamiento, por lo que el detenido será trasladado al estado de Zacatecas para entregarlo a las autoridades que lo requieren.

Varios ya habían sido atrapados en San Luis Potosí

El 3 de junio de 2009 agentes federales lograron detener, en el kilómetro 113 de la carretera México-Laredo, en el municipio de El Arenal, estado de Hidalgo, a Marcos Espinoza Muñoz y Osvaldo García Delgado, dos de los 53 reos que se fugaron del penal de Cieneguillas.

El arresto de estos individuos permitió realizar dos operativos: uno en un inmueble ubicado en el fraccionamiento Nuevo Actopan, en Hidalgo, y otro sobre la carretera Periférico Norte 1145, colonia Angostura del Saucito, en San Luis Potosí.

En esos inmuebles fueron detenidos José Marco Antonio Ramírez, José Manuel Moreno Moreno, Carlos Hernández Vitrago, dos menores de edad, y Gerardo Hernández Miranga, también integrantes de Los Zetas, cuya responsabilidad era informar al cártel sobre los movimientos de soldados o policías federales en las entradas de los municipios de Actopan, El Arenal, Pachuca e Ixmiquilpan, en Hidalgo.

En una descripción de los hechos que hizo uno de los testigos, precisamente uno de los que ayudaron a capturar a los pocos que han podido ser reaprehendidos, puso en evidencia el posible contubernio de varios de los custodios del penal, la enorme libertad conque los Zetas se manejan en los estados tanto de Zacatecas como de San Luis potosí, y el modus operandi una vez que la organización los libera, integrándolos a su servicio:

“Nos empezaron a sacar, a dos custodios los metieron a una celda y los demás no hicieron nada. Los custodios los tenían aparte. Nos sacaron y subieron como de a 10 en cada camioneta Suburban y en las bateas de una que otra pick-up.

“Iban con las sirenas prendidas y calcomanías hasta el municipio de Salinas (a una hora de Cieneguillas). Y de allí salimos para San Luis Potosí, nos llevaron a una bodega y luego de cuatro o cinco días, los comandantesEl Quique y El Ostión decidieron dividirnos en grupos y nos trasladaron a casas de seguridad. Luego de otros tres o cuatro días nos reunieron de nuevo y nos mandaron a distintas partes.

Los comandantes decían a dónde iba a ir cada quien, una vez que decidían quién podía irse de operativo (sicario) o tendero (quien vende cocaína y mariguana), y como halcones (vigilantes de caminos), manifestó el testigo.