Buscan que minorías en el Cabildo designen al contralor municipal
4 noviembre, 2014
Coloca Toranzo la primera piedra de la empresa suiza Ronal Group
4 noviembre, 2014

Revive temores la “desaparición” del delegado de la Coparmex zona Media

Rioverde

La alarma entre las redes sociales de esa región causó especulaciones.

Ricarlos I

Luego de una alerta que se dio por parte de su familia, y ante la posibilidad de que se tratara de un levantón, el presidente de la Coparmex de Rioverde, Román Hernández, fue encontrado deambulando solo y con una severa crisis nerviosa causada por motivos desconocidos en los campos del valle de El Terremoto, en las cercanías de la carretera federal 70.

La alarma entre las redes sociales de esa región causó especulaciones y algunos casos de sicosis ante el temor a la delincuencia que aún permea en el estado.

Desde la tarde del lunes la esposa de Román Hernández había reportado que el empresario no había regresado de un encargo que tenía en la comunidad de Atotonilco, situada entre Rioverde y San Luis Potosí, a varios kilómetros de la carretera 70, lo que dio lugar a que desde la madrugada de ayer se iniciara una búsqueda que, en primera instancia, dejó el hallazgo de la camioneta del ingeniero, una Ford lobo color rojo, sobre el entronque de El Terremoto.

La camioneta se encontraba abandonada, con las puertas abiertas, lo que hizo sospechar en un principio de un secuestro, pero al pasar las horas no se recibía demanda de rescate de ningún tipo, por lo que la policía comenzó a indagar otras líneas de investigación, según Genaro Sandoval, comandante del Mando Único Policial en la zona Media.

Fue hasta después de las dos de la tarde cuando la misma policía, a través de su mando único en la región, comenzó a informar que se encontró al desaparecido a menos de un kilómetro de su vehículo, vivo pero con señales de hipotermia, y en estado de shock por lo que parecía ser una crisis nerviosa.

Mientras tanto, durante la mañana, en la red de Facebook las quejas de la población rioverdense giraban en torno al temor de que se hubiera tratado de un levantón, pues la percepción generalizada de los habitantes en la zona es que la violencia delincuencial no ha disminuido porque aún se recuerdan los levantones y balaceras de los meses y años pasados en la demarcación, e incluso los cadáveres con señales de tortura o descuartizados que se encontraron en campos de siembra y lotes baldíos semejantes al sitio donde se encontró vivo al presidente de la Coparmex local.