González Sierra
Por caso Lagunillas, gobierno implementa operativo de seguridad especial
25 febrero, 2015
Acuerdan incremento salarial en Soledad, presume el alcalde
25 febrero, 2015

Culpa comisionado de Seguridad a maestros por jubilado fallecido: murió por aplastamiento, dice

 

México, DF. El comisionado nacional de Seguridad, Monte Alejandro Rubido, dijo que debido a los hechos de ayer, en Acapulco, siete policías federales y 15 manifestantes resultaron heridos, de los cuales se confirmó el fallecimiento de uno de ellos por “aplastamiento”.

Por tanto, el funcionario rechazó la versión acerca de la muerte del hombre, de 60 años, por traumatismo craneoencefálico y, en cambio, hizo referencia a que los manifestantes embistieron con un autobús a los uniformados y que, al maniobrar en reversa, dirigieron el vehículo hacia donde estaban integrantes de su grupo (la mayoría, maestros guerrerenses).

“El fallecimiento no fue producto del enfrentamiento, es decir, muy probablemente por un evento distinto”, al que se comprometió investigar.

Advirtió que si bien el gobierno reafirma su compromiso de respetar el derecho a la manifestación pacífica, “el Estado hará valer la ley para proteger el derecho de todos”.

El herido fue trasladado inicialmente por una ambulancia de la Cruz Roja e internado en el Hospital Naval del Puerto, a donde llegó inconsciente y con signos vitales débiles, según el parte médico. Luego, se intentó llevarlo a otro nosocomio de especialidades pero murió poco antes de las cuatro de la mañana de este miércoles.

La necropsia, precisó el funcionario, refiere lesiones en ambos lados del torax (costillas rotas), así como pulmones perforados, por lo que la muerte se debió por traumatismo intenso por aplastamiento.

Rubido hizo un recuento de los hechos de ayer; aseveró que se insistió en la conciliación, aunque se tomó la decisión de retirar al grupo ante su intención –dijo– de tomar las instalaciones del aeropuerto internacional de Acapulco.

“Ayer, un grupo de personas intentó nuevamente realizar acciones para afectar a los habitantes del puerto de Acapulco y a los turistas que accedían o se retiraban del mismo. La obligación de las autoridades es hacer valer la ley y garantizar los derechos de todos”, señaló.

Fuerzas federales se encuentran en Guerrero desde hace algunos meses; ayer al medio día, unas 4 mil 500 personas de diversas organizaciones sociales se manifestaron en ese puerto. No pretendían hacerlo pacíficamente, sostuvo, porque varios de ellos portaban palos, piedras y tubos con el objeto de agredir.

Ante ello fueron desplegados 800 elementos de la Policía Federal.

JSL
JSL