Detienen a cuatro personas que se dedicaban a robar cuentahabientes en SLP
30 abril, 2015
Familias de escasos recursos acusan a monjas de robo de menores
30 abril, 2015

Declarado inocente, el padre Chuy quedó ayer en libertad

padre chuy

El padre Chuy agradeció las muestras de apoyo que recibió de amigos, familiares, feligreses y la propia Iglesia potosina.

Hay muchos encarcelados injustamente, asgura el sacerdote

Jorge Torres

Este jueves a 16:30 horas, el presbítero José de Jesús Cruz Rodríguez, conocido como el padre Chuy, quien oficiaba misa en la iglesia de Fátima y que fue acusado de abuso sexual en contra de un joven en hechos ocurridos en agosto del año pasado, tras nueve meses de prisión preventiva y suspensión de su ministerio, fue puesto en libertad por el juez cuarto del ramo penal, el cual lo exoneró y declaró su inocencia.

En sus primeras declaraciones a su salida del penal de La Pila, agradeció las muestras de apoyo que recibió de amigos, familiares, feligreses y la propia Iglesia potosina. “Por lo pronto quisiera mantenerme en paz y pedirle a Dios que la Iglesia y todos tengan la recompensa por su apoyo”, señaló.

En primeras informaciones se dijo que el padre saldría en libertad cerca de las 15 horas del jueves, pero pasaron los minutos y no ocurría, ya algunas personas comenzaban a llegar a las afueras del penal para recibirlo, con porras, algunos inclusive mencionaban que “por fin se hacía justicia”.

Ante la llegada de algunos medios los representantes del Centro de Derechos Humanos Samuel Ruiz, AC, José de Jesus García Valdivieso y Ricardo Sánchez García, salieron a leer un comunicado a la prensa en el cual se destacaba la liberación del sacerdote y el agradecimiento a todos los que lo apoyaron; asimismo, señalaron que no hay rencor contra nadie, y ahora el sacerdote exonerado pasará una temporada en su natal Salinas de Hidalgo en compañía de su familia.

Cabe recordar que durante el proceso, señalaron los abogados, hubo que construir un expediente completo sobre la personalidad y sicología del padre Chuy, para convencer al juez de la probidad del inculpado, toda vez que nunca hubo pruebas ni testimonios que avalaran los dichos del joven acusador. Este expediente incluyó evaluaciones sicológicas y opiniones de sus superiores desde su vida en el seminario y hasta los meses anteriores a su detención.

Cerca de las 16:30 horas se pudo ver a la distancia al padre Chuy, quien se abrazó con sus abogados y sus familiares, después se dirigió a la salida del penal en donde ya un numeroso grupo de personas lo esperaba con porras y cánticos, a qjuienes agradeció sus muestras de apoyo. En entrevista con los medios presentes, se le cuestionó sobre su futuro. Sólo comentó que eso está en manos de las autoridades católicas, agradeció a todos las oraciones, apoyo y sacrificio, pues todo lo tiene guardado en el corazón, “ojalá que pronto todos los que están encarcelados injustamente tengan su libertad, porque hay muchos”, dijo.

Sobre su experiencia en la cárcel, mencionó que lo ve como “un momento de Dios” al cual agradeció por las bendiciones recibidas, pues lo trajo a esta periferia en donde se necesita la misericordia. “He aprendido mucho de la cárcel, de los presos, de la vida, gracias a todos, fueron meses muy difíciles pero de mucho aprendizaje; en la cárcel vi la vida como es, vi muchas injusticias, vi también muchas esperanzas, Dios se necesita en muchos lados”, finalizó.

Debe comparecer ante Tribunal Eclesiástico

Por su parte, el apoderado legal de la Arquidiócesis de San Luis Potosí, Marco Antonio Luna Aguilar, quien estuvo en el momento de la liberación del padre Chuy, dijo que ahora lo que falta es seguirle el proceso canónico, el cual ya está en la fase última, pues lo único que se estaba esperando es que el padre pudiera salir y se tuviera una sentencia definitiva y dar al mismo tiempo la sentencia absolutoria, aunque por el momento se va a esperar a que el sacerdote esté bien, tranquilo con su familia y luego se le llamará a que comparezca, pues desde el momento que fue aprehendido no hubo oportunidad de nada.

Después se presentará al Tribunal Eclesiástico y se llevará la última parte de este proceso. Aunque se le preguntó sobre tiempo, dijo que aún no está claro, pero deberá ser corto. Finalmente, mencionó que el sacerdote será reinstalado en sus funciones sacerdotales.

JSL
JSL