Gasoducto de Los Ramones sí beneficiará a Matehuala
27 octubre, 2014
Descartados, estacionamiento y tala de árboles en el jardín Colón
27 octubre, 2014

Continúa análisis de efectivos que reprobaron en control y confianza

 

Control de Confianza

Joel Melgar Arredondo. Foto: César Rivera.

Samuel Estrada

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública del gobierno del estado, Joel Melgar Arredondo, luego de que desde hace aproximadamente un año se está trabajando el tema de los agentes que no aprobaron los exámenes de control y confianza, indicó que se tendrán que revisar de forma particular, por parte de la Comisión de Honor y Justicia, a cada uno de los 796 funcionarios públicos que se encuentran en esta situación, y será este órgano colegiado el que decida a quiénes se dará de baja y a quiénes no.

El funcionario recordó que ya desde hace bastante tiempo se ha estado trabajando en los procesos de cada uno de los efectivos que se encuentran en esta situación, pero que es la Comisión de Honor y Justicia y por tanto la solución o la definición no la va a emitir una sola persona, sino que estará a cargo del comité.

Especificó que la Comisión de Honor y Justicia tendrá la responsabilidad de que de forma particular decidirá en cada uno de los casos cuál es la mejor de las soluciones, tanto para estas personas como para la dependencia, que puede ser desde continuar en sus cargos, cambiarlos de puesto o, definitivamente, darlos de baja de la corporación.

Melgar Arredondo, cuestionado al respecto de si hay la suficiencia financiera para liquidar a estos casi 800 agentes de la Secretaría de Seguridad Pública, explicó que eso no se puede saber porque se verá caso por caso, y caso por caso se hará la determinación de a quiénes se les dé baja y se les tenga que liquidar, pero ya serán las autoridades encargadas las que vean el tema de los pagos correspondientes.

Por último, puntualizó que la Comisión de Honor y Justicia ya ha integrado alrededor de 87 por ciento de los expedientes de los policías que reprobaron las pruebas de control de confianza, y estarán sesionando a partir de noviembre para determinar a quiénes se daría de bajar y cuáles serían los motivos, más allá del propio resultado de las pruebas, pues lo que se está buscando es que le cueste lo menos posible al gobierno del estado y sea la mejor opción para estas personas, pero también procurando que se trate de una verdadera depuración de malos agentes para la dependencia.

JSL
JSL