Candil de la calle
11 septiembre, 2015
Amenaza
11 septiembre, 2015

Habitantes de Santo Domingo, contra el tiradero de residuos industriales

Santo Domingo

Pro San Luis Ecológico y habitantes de Santo Domingo y Real de Catorce ofrecieron una rueda de prensa. Foto: César Rivera.

Jorge Torres

La organización Pro San Luis Ecológico, en conjunto con habitantes y autoridades comunales de Santo Domingo y Real de Catorce, manifestó su descontento al proyecto de confinamiento de residuos peligrosos en la comunidad de Señor del Cerrillo, en Santo Domingo, en el rancho La Palula, que pretende una empresa, por ello pidieron el apoyo de las autoridades ambientales para evitar lo que consideran es un riesgo para la flora y fauna del lugar, así como para sus habitantes.

Al respecto, Mario Vázquez Vallejo, habitante del ejido La Victoria, expuso que, de acuerdo a la alcaldía de Santo Domingo, no se ha dado permisos para el basurero de residuos industriales por significar un perjuicio para el ecosistema.

Señaló que los pobladores de Santo Domingo y el municipio de Real de Catorce se dieron cuenta de los trabajos hace 15 días, pero ninguna autoridad federal ha tenido acercamiento para explicar cuál será el tratamiento que se daría a los desechos industriales que ahí lleguen: “queremos que, de alguna manera, que alguien nos apoye para que no haya este confinamiento. La empresa nos dice que tienen cinco años trabajando en esto, nosotros nos dimos cuenta hace 15 días de este problema; el temor es que nos afecte en nuestros animales, la flora, nuestras familias, las afectaciones ecológicas que pueda haber”, subrayó.

Vázquez Vallejo informó que la empresa les comunicó que la construcción estará lista en 2017, en una construcción que afectará más de 13 mil hectáreas y en donde las comunidades que se verán afectadas son La Victoria, a 12 kilómetros; La Merced, a ocho kilómetros; Santa María del Refugio, a 20 kilómetros y Tanque de Dolores, a 25 kilómetros.

“Estamos iniciando en este proceso de pedir ayuda para este tema; la empresa nos dijo que iba a aterrizar el proyecto en 2017. Estamos investigando los permisos ambientales, municipales y estatales que tenga esta empresa. Con nosotros sólo la empresa nos ha dicho que va a trabajar, pero no sabemos nada del proyecto y las afectaciones que pudiera haber”, finalizó.

JSL
JSL