Zona Media, segunda región en implementar la reforma penal
5 noviembre, 2014
No hay denuncias por robo de menores, sostiene PGJE
5 noviembre, 2014

Blindan las tarjetas de despensa para evitar compra de votos

Marco Martínez Vázquez.

Ricarlos I

“Estamos poniendo mucho cuidado en los candados para el uso y reparto de las nuevas tarjetas de despensa porque no queremos que se desvirtúe esta prestación por culpa de los malos usos electorales que algunos partidos, empresas o gobiernos pudieran hacer de ellos”, advirtió Marco Martínez Vázquez, presidente de la Asociación de Sociedades Emisoras de Vales, tras anunciar el cambio casi total de los vales impresos a monederos electrónicos.

Los vales de despensa son una prestación que se inició hace 30 años, recordó, como un apoyo a los trabajadores; hoy, continuó, muchos los ven con malos ojos porque se asume que se pueden repartir a cualquiera y usarse como arma electoral.

“Es parte de esto el que hayamos decidido ya aplicar el sistema de monederos electrónicos de manera completa entre las empresas privadas, por lo menos. Hemos implementado muchos candados al sistema que permiten que rastreemos cada monedero electrónico que se va a emitir y en dónde se gasta. Para que la empresa pueda deducir el gasto debe dar el RFC, el CURP, el IMSS y, claro, el nombre del beneficiario”, explicó.

Agregó que si no se nos entrega esa información, el gasto de esas tarjetas no será deducible de los impuestos de la empresa, por lo que no se les descontaría de las contribuciones a las que están obligados, por ende, si alguna compañía o dependencia oficial tratara de usarlas o regalarlas de manera masiva con el fin que sea, electoral o de promoción, les saldría bastante caro, así que por lo menos la disuasión fiscal ahí está para impedir que se haga mal uso.

“Además, los monederos no pueden ser canjeados por alcohol o tabaco y sólo pueden ser usados en comercios formales, que tengan terminal, y por ello estar registrados adecuadamente ante el SAT para emitir facturas electrónicas; de esta manera también podemos hacer seguimiento no de en qué se gasta, pero sí en dónde, lo cual es otro disuasivo más”, expuso.

Mencionó que el monedero también va ligado a la nómina, es intransferible, lo que, reveló, fue una exigencia de las empresas privadas para asegurarse de que sus trabajadores no abusaran del sistema, pero igualmente tiene la ventaja de que impide mal uso por parte del sector público, quienes, aunque no tienen que deducir gastos y siguen usando vales de papel, una buena parte de ellas ya han solicitado entrar al sistema, pues esta prestación es parte del contrato colectivo de la mayoría de los empleados.

Respecto a los vales de papel, cada vez es menor su uso, ya que es menos gasto y desperdicio de papel, ocupan menos espacio y la seguridad que dan es mayor. Aunque aclaró que no por eso se descuida la seguridad en los vales de este tipo: “los vales de papel aún mantienen muchos elementos de seguridad que nos permiten tener un seguimiento de los mismos. Por eso es cada vez más difícil que alguien, empresa o gobierno, haga mal uso de ellos”, concluyó.

JSL
JSL