Richards
Netflix lanza su propio documental sobre Keith Richards
29 julio, 2015
recursos extraordinarios
Habrá recursos extraordinarios por 150 mdp para SLP: Conde Mejía
29 julio, 2015

Homosexuales no tienen la capacidad de brindar estabilidad emocional a menores: Arzobispado

Priego arzobispado pensiones

Samuel Estrada

“Luego van a dar pie a que se casen entre hermanos o se casen padres con hijos” advirtió el vocero del arzobispado de San Luis Potosí, Juan Jesús Priego Rivera ante la inminencia de la aprobación de los matrimonios entre personas del mismo sexo en el Congreso del Estado, lo cual según dijo no debe ser pretexto para después abrir la puerta a las adopciones de niños por parte de parejas homosexuales cuando es sabido que no tienen la capacidad  de brindar estabilidad emocional a los menores.

El clérigo explicó “ya cuando se trata de un matrimonio como tal, te da derecho a la adopción y nosotros estamos en contra de la posible adopción de niños por parte de parejas homosexuales, no están en capacidad de darles el crecimiento armónico que necesitan, ese es el problema, no es una cuestión de simple terminología”.

De igual forma comentó que si se define en la ley que el matrimonio es una unión entre dos personas, sin especificar sus sexos, pues queda el problema de la consanguineidad “así que se pudieran casar primos con primos, hermanos con hermanos, padres e hijos, son al final de cuenta dos personas y es lo que no se está contemplando, no se pueden cambiar leyes que tienen siglos de forma tan simple”.

Priego Rivera argumentó de igual forma que si lo que buscan las parejas homosexuales es poder tener beneficios y prestaciones como es el caso del seguro social, afores, herencias, etcétera, pues no hay ningún problema en que lo hagan, pero para eso hay sociedades de convivencia y no se tiene porque tocar a la figura del matrimonio.

Finalmente rechazó que la Iglesia Católica potosina tenga un afán homofóbico o que intente crear encono entre la sociedad al respecto, simplemente se busca que se cuiden y se pongan a salvo las instituciones que han dado sentido durante milenios a las sociedades humanas.