Reuniones con Finanzas no son en lo oscurito: Huerta Valdez
2 diciembre, 2014
En el estado, siete mil hectáreas siniestradas por el frío: Sedarh
3 diciembre, 2014

Camioneros se niegan a instalar más videocámaras en las unidades

videovigilancia
videocámaras

Sólo se han instalado videocámaras en unas 50 unidades. Foto: César Rivera

 Samuel Estrada

El líder de los permisionarios del transporte público urbano, Margarito Terán López, señaló que ya no instalarán más cámaras en sus unidades hasta que no se tenga listo el centro de monitoreo de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) y se estén transmitiendo las imágenes al C4 de la Secretaría de Seguridad Pública para que este proyecto de videovigilancia no se convierta en un “elefante blanco”.

A pesar de que se había signado un compromiso con la SCT para que al 30 de noviembre estuvieran instaladas las videocámaras en al menos 126 unidades del transporte público urbano, a la fecha se han colocado en apenas unas 50 unidades, pero, según dijo Terán López, esto es atribuible a la empresa que distribuye las cámaras, ya que se quedó sin existencias algunos días.

Expuso que se han estado poniendo de manera aleatoria en todas las rutas que se manejan, ya que a final de cuentas todas las rutas y todas las unidades deberán de contar con este tipo de tecnología. Agregó que de cualquier forma se espera que antes de finalizar el año, o a principios de 2015, ya estén instaladas en las 126 unidades con las que se hizo el compromiso.

No obstante, indicó que a partir de ese momento se analizará la pertinencia de seguir instalando las videocámaras en el resto de sus unidades: “estamos cumpliendo con la ley y pues no sabemos si vayan a existir recursos económicos y sobre todo que ya haya el monitoreo por parte del C4 para que no suceda que al final se convierta el proyecto en un elefante blanco”, reiteró.

Cuestionado al respecto del tema de la movilidad urbana, comentó que, más allá del tema de las videocámaras, en donde los permisionarios tienen que hacer un esfuerzo de su propia bolsa para ir instalándolas poco a poco, en el caso de los autobuses de piso bajo, que tienen un costo elevado de entre tres y cinco millones de pesos por unidad, ya se entabló comunicación con Banobras para establecer un esquema de financiamiento, de tal forma que resulte en un “ganar-ganar” tanto para los permisionarios como para los usuarios del transporte público.

 

JSL
JSL