pirámides
Identifican anomalías térmicas en pirámides de Egipto
9 noviembre, 2015
Festival de Música Antigua
Clausura JM Carreras XVIII Festival de Música Antigua y Barroca “Los Fundadores”
9 noviembre, 2015

Autoridades siguen ocultando feminicidios, dice Arely Torres

feminicidio mantas

Samuel Estrada

El director de la Policía Ministerial del Estado, José Guadalupe Castillo Celestino, aseguró que el caso de la joven muerta por asfixia y apedreada, que se encontró en el municipio de Aquismón, no se puede considerar como feminicidio, ya que, consideró, no hay elementos que permitan establecer que el presunto responsable era misógino, por lo tanto se ha estado tratando sólo como homicidio.

El funcionario argumentó que para que fuera un feminicidio tendría que haber ocurrido el homicidio por razón de género, por lo que el o los responsables tendrían que ser misóginos, por lo que por ahora se está hablando de un homicidio y es una investigación que se está realizando de esta manera.

El funcionario arguyó que es un caso al que se le ha dado toda la atención y se ha ocupado a mucha gente para que realicen las investigaciones correspondientes, porque, aunque el poblado de Tampaxal no es muy grande, está enclavado en la sierra y hay muchos barrios en donde se ha podido localizar a personas que tienen testimonios importantes.

“Yo confío que en corto tiempo el caso pueda quedar resuelto, es un asunto que nos movió hasta la Huasteca, que nos ha puesto a trabajar ahí. Es una investigación que va muy bien encaminada; se encontró la escena del crimen, en donde apareció la niña estrangulada y después fue lesionada con piedras en el rostro”, abundó.

Refirió que lo que procede es encontrar los testimonios que van a fortalecer la carpeta de investigación, hacer las actas de las entrevistas y, sobre todo, se tiene que hacer con mucho cuidado, puesto que en esta zona del estado ya se está trabajando bajo el nuevo sistema de justicia penal acusatorio, por lo que se tiene que fortalecer la averiguación para tener bien identificados a los presuntos responsables.

“Es claro que se trata de un feminicidio”

Por su parte, la consejera del Instituto Nacional de las Mujeres, Arely Torres Miranda, se dijo sorprendida por las declaraciones del director de la Policía Ministerial, ya que según comentó por supuesto que no es necesario que se compruebe que el victimario es “misógino”, puesto que de acuerdo con los protocolos existentes ya desde hace ocho años, un caso como este en donde una jovencita de 17 años tiene signos de estrangulamiento, que fue apedreada en el rostro e incluso indicios de al menos intento de violación, pues es claro que se trata de un feminicidio.

Indicó que con esta declaración del recién nombrado director de la Policía Ministerial es claro que institucionalmente desde la Procuraduría del Estado se sigue haciendo todo lo posible por no calificar como feminicidios los asesinatos de mujeres que lamentablemente cada vez son más en San Luis Potosí.

Explicó que desafortunadamente es claro que el Sistema Estatal para Prevenir, Atender y Sancionar y Erradicar la Violencia en Contra de las Mujeres no está dando resultados, ya que a pesar de que se le ha destinado recursos, este organismo encabezado por el gobierno del estado ni siquiera ha podido integrar un padrón en donde se tengan contabilizadas las agresiones contra mujeres.

Dijo además que de acuerdo con cifras extraoficiales, emanadas principalmente de registros hemerográficos, se sabe que en lo que va del año se han presentado al menos 20 feminicidios en el estado, a pesar de que las autoridades no lo tengan consignado de esta manera.

Finalmente, advirtió que esta cifra no es menor, por lo que abre la puerta para que desde el Instituto Nacional de las Mujeres se pueda hacer la solicitud para que se declare una alerta de género para San Luis Potosí. “Es preocupante que se haya gastado tanto dinero por tantos años, en capacitaciones y talleres y todavía las autoridades no sean capaces de identificar la figura de los feminicidios, el dinero se ha ido a la basura”, concluyó.