minería
Ratifican en Cuetzalan su oposición a proyectos de minería a cielo abierto
3 agosto, 2015
Atleta austriaca queda tetrapléjica tras golpe en salto con pértiga
3 agosto, 2015

La homologación de los servicios de salud sería un gran cambio generacional.

homologación
En entrevista al director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, doctor Alejandro Javier Zermeño Guerra señaló que la homologación de los servicios de salud en el país sería un gran cambio generacional que implicaría mínimo de ocho a diez años para lograr verdaderamente unificar los servicios de salud, pues representa un trabajo muy grande.
Como director, opinó que para tener una unificación de los servicios de salud se necesita de una inversión económica enorme para tratar de igualar todas las áreas: “y que como ciudadanos podamos ir a una institución pública de salud y comprobar que tengan la misma calidad de asistencia, habría que hacer una inversión verdaderamente enorme. Yo creo que se optimizarían recursos. Por ejemplo en lugar de tener tres equipos de resonancia magnética en instituciones públicas de San Luis Potosí, se podría tener uno eficiente y de altísima de calidad donde todos los ciudadanos que lo necesiten pudieran acudir”.
Destacó que: “ahora tenemos que hacer inversiones dispersas puesto que hay derechohabiente del ISSSTE, del Seguro Social, y del Seguro Popular que tienen que ir a diferentes equipos y así al optimizar recursos habría muchas ventajas”.
La otra parte en la cual habría ventajas, indicó es el traslado: “hay gente que por ejemplo, vive en Morales y su asistencia está en la Clínica 50, tiene que cruzar la ciudad para poder recibir atención, cuando en otras condiciones podría ir a la clínica más cercana, esas serian muchas de las ventajas que podríamos tener, el ahorrar tiempo de traslado, que hablaría de la eficiencia de servicios”.
El doctor Zermeño Guerra, reiteró que la homologación implicaría de una gran inversión porque los sistemas de salud públicos están totalmente saturados: “las instituciones del Seguro Social, el ISSSTE, la Secretaría de Salud y todos sus hospitales públicos están verdaderamente saturados. La inversión en salud y el número de camas que se ha dado en los hospitales en los últimos treinta años, no es proporcional al crecimiento de la población, definitivamente  la población de San Luis Potosí es mucho mayor al número de camas que están disponibles en los hospitales”.
Detalló que para eliminar esta saturación se tiene que invertir en más hospitales e instituciones de salud pública y eso implica dinero: “lo que sé al respecto de este plan de la homologación de los servicios de salud, es que se considera subir el nivel de salud y la calidad, lo que se busca es que todos los sistemas de salud base tengan alta calidad para disminuir la asistencia de pacientes al segundo y tercer nivel de atención, que se pueda resolver el 75 por ciento de los problemas en el primer nivel. Eso se dice muy fácil, pero para poderlo resolver implica una mejor infraestructura en el primer nivel”.
Señaló que para mejorar la atención primaria de salud en la población se necesitarían cerca de 20 a 22 mil bases de médicos en el país, que tenga una expectativa de crecimiento y las adecuadas condiciones para trabajar en el primer nivel, una cantidad de bases que no se han formado en muchos años.
Para concluir, el director de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de San Luis Potosí, consideró que la unificación de los servicios de salud sería un cambio generacional: “Definitivamente tendría que ser un proyecto que no llevaría dos o tres años, implicaría mínimo de ocho a diez años para lograr verdaderamente unificar los servicios de salud, y sería un trabajo muy grande”.