Paso rápido
26 noviembre, 2014
reforma energética
México SA: Primer bienio = más pobres
26 noviembre, 2014

Llega a la entidad la caravana de madres de migrantes desaparecidos

Las madres denuncian la violencia que padecen los migrantes.

Jorge Torres

La décima caravana de madres de migrantes Puentes de Esperanza del movimiento Migrante Mesoamericano, arribó la tarde de este martes a la capital potosina como parte de su ruta de viaje por México para seguir con la búsqueda de hijos, de los cuales su último contacto fue en este país. Son 43 mujeres de países centroamericanos como Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala.

Al respecto, Martha Sánchez Soler, integrante del movimiento, comentó que no hay datos oficiales de migrantes desparecidos porque simplemente son invisibles ya que no cuentan con ningún tipo de documentación, y la única estadística que se utiliza son los estudios que hizo en 2011 la Comisión Nacional de Derechos Humanos, que hablaba de 20 mil personas desaparecidas cada año, aproximadamente desde 2006: “esa estimación nos da un cantidad de entre 70 y 120 mil migrantes desaparecidos en México. Desgraciadamente no podemos decir que el problema se está resolviendo pues en los últimos años en lugar de bajar la cantidad ha ido en aumento”, lamentó.

En esta caravana, las madres denuncian la violencia que padecen los migrantes en “este territorio minado que es México”, convertido en una gigantesca fosa clandestina y en una frontera vertical de miles de kilómetros para quienes huyen en una migración forzada por la violencia extrema, económica, política y social de sus países de origen.

Puntualizó que “es el décimo aniversario de la caravana de madres que buscan a sus hijos que la última vez que se comunicaron con ellos fue en algún punto de México, entonces se estima que son los desparecidos en territorio mexicano”.

Según datos del movimiento Migrante Mesoamericano, sin estadísticas oficiales, se indica que las estimaciones académicas arrojan mínimo 70 mil y hasta un máximo de 150 mil de muertos y desaparecidos que la caravana rastrea en reclusorios, hospitales, albergues y en las diversas rutas que utilizan los migrantes en su tránsito al norte, además de denunciar la impunidad de las autoridades y al crimen organizado que han convertido a estas personas en un “gran negocio de ganancias incalculables”.

Sánchez Soler agregó que preocupa la violencia que existe en México, la cual las madres han podido ver con sus propios ojos en este viaje, pues relató que en algunos de los albergues donde han transitado, de los cuales omitió nombre, se ha visto la crudeza de esta situación: “tenían secuestrado un grupo como de 25 jovencitos, que después llegaron y les platicaron a las madres lo que les acababa de pasar; otros no han regresado, han sido testigos de lo que piensan que les han pasado a sus hijos”, manifestó.

Para Sánchez Soler, San Luis Potosí es una parte esencial de la ruta de madres de migrantes pues el estado potosino está casi en el centro del país y desde aquí se puede ir por otras rutas diferentes.

Asimismo, recordó que por un tiempo no se visitó San Luis Potosi porque el albergue estuvo cerrado por la injerencia del crimen organizado en la zona, pero, afortunadamente, se pudo reabrir gracias a que se dieron las condiciones de seguridad óptimas: “construyeron un albergue muy seguro”, dijo.

Cabe destacar que la ruta empezó en Tabasco, pasando por Veracruz, Puebla, Hidalgo, San Luis Potosí, Guadalajara, ciudad de México, Oaxaca, Chiapas, donde en Tapachula se van a “estacionar” por cuatro días, puesto que ahí se realizan muchas acciones de búsqueda por la gran cantidad de migrantes que se alojaron en este lugar. En la entidad potosina se quedaron la noche del martes, en donde a parte personal de la Cruz Roja revisó la salud de las madres, y partieron temprano este miércoles hacia la ciudad de Guadalajara, Jalisco.

JSL
JSL