efecto cucaracha detienen
“Efecto Cucaracha” mayor preocupación de la PGR en SLP
3 septiembre, 2015
alejandro maldonado
Alejandro Maldonado asumirá presidencia interina de Guatemala
3 septiembre, 2015

Mala alimentación factor para padecer diabetes

uciis mala alimentación diabetes hepatitis Cáncer Cervico Uterino

La calidad de vida de los niños en su vida adulta tiene sus orígenes, fundamentalmente, en los malos hábitos alimenticios de los pequeños, ante lo cual el ISSSTE intensifica sus acciones de salud preventiva mediante pláticas de orientación que se ofrecen a los padres en las clínicas y hospitales del Instituto en el estado, para evitar que padezcan enfermedades como la diabetes.

Este problema afecta esencialmente a niños de entre cinco y ocho años de edad, indicó el director de la Clínica de Medicina Familiar “Pedro Bárcena Hiriart” del ISSSTE, Ricardo Velázquez Sánchez, quien resaltó la importancia de tener una supervisión de los pequeños en cuanto a los productos que consumen, a fin de reducir la ingesta de golosinas, refrescos y demás productos chatarra con elevadas cantidades de grasas y carbohidratos.

La diabetes infantil es una enfermedad endocrinológica que consiste en la deficiencia de la producción de insulina o en la resistencia a la acción de ésta, lo cual es un padecimiento que muestra un importante crecimiento en los últimos años. El problema puede ser consecuencia hereditaria, pero también es ampliamente motivada por una mala alimentación.

Indicó que las niñas y niños pueden ser susceptibles para desarrollar la diabetes infantil y para su detección es necesario realizar estudios de laboratorio, a fin de determinar el tipo de patología de que se trata. La diabetes no es curable, sólo es controlable con tratamientos de insulina, de ahí la importancia de vigilar la evolución de los síntomas, a fin de detectar en etapa temprana cualquier afectación, porque en casos extremos puede tener consecuencias fatales.

Destacó que en los servicios de pediatría y endocrinología pediátrica de las clínicas y hospitales del Instituto, el 30% de la consulta de los pequeños se relaciona con síntomas de diabetes, ante lo cual los padres de familia deben observar si el menor tiene mucha sed, sufre desmayos, orina frecuentemente y tiene hambre insaciable.

Puntualizó que para la aplicación de cualquier tratamiento, y para garantizar su efectividad, es indispensable la realización de estudios de laboratorio, basados en el análisis de la sangre, lo cual permitirá determinar la variedad de la patología. Explicó que el tipo uno se refiere a la deficiencia de los individuos a fabricar por sí mismos insulina (hormona pancreática que ayuda al organismo a asimilar los azúcares); la del tipo dos se presenta cuando, pese a que se segrega la insulina, hay resistencia a su acción para descomponer y procesar los carbohidratos.

Explicó que el paciente menor de 18 años que presente un cuadro de obesidad severo deberá acudir de inmediato con su médico familiar, porque es una de las primeras causas que generan la diabetes infantil.

Para evitar que los derechohabientes infantiles desarrollen la enfermedad en su corta edad, el ISSSTE, en el marco de su Modelo Integral de Salud Familiar Preventivo, aplica un programa intensivo de educación para los padres de familia.