Diego
Con doblete de Diego Esqueda el Atlético San Luis golea al Celaya en casa
12 julio, 2015
Rubido
Huyó ‘El Chapo’ por túnel cavado en su celda: Rubido
12 julio, 2015

Ministerios públicos reciben capacitación en el sistema integral de justicia para adolescentes

justicia

La Procuraduría General de Justicia en el Estado dio a conocer que un grupo de agentes del ministerio público están siendo capacitados, principalmente aquellos  a los que por sus funciones brindan mayor atención a los adolescentes, además de las áreas enfocadas en delitos sexuales.

Dicha formación, está conformada por un total de 40 horas efectivas que inician de lunes a sábado, teniendo como objetivo lo que es el sistema integral de justicia para adolescentes,  para  con ello, generar un grado de sensibilización en los agentes que les permita ejercer su labor garantizando los derechos humanos, como está contemplado en el artículo primero de la constitución.

La encargada de brindar dicha capacitación es docente certificado por la Secretaría de Gobernación, además de ser miembro activo de la  Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal.

Los principales riesgos de no estar actualizado en dicho tema es que las autoridades podrían no estar conscientes de  las acciones que afectan los derechos humanos y por ello, pueden no ser tomados en consideración, y vulnerar las garantías individuales de los menores.

El sistema integral de justicia para adolescentes,  está conformado por un procedimiento, en el que se ve por el interés superior del niño, por ello se trabaja para que las distintas áreas que intervengan no generen una afectación en el niño, niña o adolecente, cuidando además el proyecto  de vida, para que no se vea afectado su sano desarrollo.

Entre los delitos más recurrentes en los adolescentes están el robo, el daño a la propiedad, las lesiones, éste último, derivado de que muchas veces agreden a las víctimas para conseguir recursos que emplean, ya sea para consumir drogas o  para comprarse los objetos de moda, situación que en la actualidad va en aumento, y lo que según algunos criminólogos es reflejo de un grado de resentimiento  social.