Método
11 febrero, 2015
éxodo, Coqueteos marcelistas y el ingrato recuerdo
Movida marcelista
11 febrero, 2015

“Nos interesa que nuestros niños no estén expuestos al peligro de una base policiaca”, dicen padres de familia

padres de familia

Obras de construcción de la subcomandancia centro.

Ricarlos I

La subcomandancia es ilegal por todas partes, advirtieron los padres de familia que se oponen a la construcción de la Unidad de Proximidad Social por parte del gobierno municipal. “Lo único que les preocupa es el dinero, a nosotros nos interesa que nuestros niños no estén expuestos al peligro que entraña una base policiaca tan cerca de una escuela”, añadieron.

Luego de entregar un oficio en la Unidad Administrativa Municipal, exigiendo aclaraciones sobre los puntos que funcionarios del ayuntamiento declararon como “claves” para edificar la subcomandancia centro, acudieron los representantes de los padres de familia de la escuela Morelos a la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

“Fuimos citados para ser notificados del curso de nuestra denuncia”, señalaron al salir de la reunión con el ombudsman potosino, además de entregar un fajo de documentos, entre ellos, varios cientos de firmas en los que la mayoría de los padres de familia de los turnos de esa escuela respaldan la resistencia a la construcción.

En dicha denuncia arguyen no sólo que la edificación de la comandancia, que oficialmente ha cambiado de nombre varias veces después de que los padres de familia comenzaran a manifestar su oposición, está violando los derechos de los niños al construir un edificio de naturaleza judicial, con los riesgos que eso implica, tan cerca de la escuela, “sino que también los reglamentos de Sedesol lo prohíben”.

“Hoy nos argumentan los del municipio que detener la obra implicaría perder todo lo que se ha invertido, además de los fondos del Subsemun, pues tendrían que devolver el monto completo, pero eso es algo que se debió haber revisado antes de iniciar la obra. Ahora quieren forzar la edificación sin importarles la seguridad de los niños, e incluso quieren criminalizarlos y decir que son pandilleros para justificar la comandancia”, aseguraron los inconformes.

Advirtieron que en breve esperan una respuesta por parte de la comisión, en la que se confirmen sus demandas y se orille a la alcaldía a revertir la obra. Mientras tanto, dieron el anuncio de que el próximo viernes estarán manifestándose nuevamente frente a la escuela, en la obra en construcción, para “que no se les olvide que estamos aquí, no somos una minoría”.

JSL
JSL