‘‘Determinación y contundencia’’ en el caso Ayotzinapa: Gómez Robledo
3 Febrero, 2015
Comité de la ONU consideró insuficientes las respuestas oficiales sobre Ayotzinapa: Prodh
3 Febrero, 2015

Mario Leal ve en el PAN un saco de mañas

leal

Mario Leal Campos-

Acción Nacional perdió credibilidad porque lo usaron como trampolín, señala

Ricarlos I

Los problemas del PAN comenzaron cuando varios actores políticos se dieron cuenta que éramos una opción para llegar al poder, y por culpa de muchos de ellos el partido perdió su ideología, sus valores y la credibilidad ante los potosinos, criticó Mario Leal, precandidato del albiazul a la gubernatura del estado, recordando que en su momento, las alianzas con la izquierda fueron en torno a figuras intachables, muy diferentes a los opositores actuales.

Rememorando sus tiempos como alcalde de la capital, a principios de los 90, cuando los movimientos ciudadanos opositores en todo el estado llevaron a la caída de Fausto Zapata Loredo, lamentó los cambios que desde aquella época ha sufrido su partido, el Acción Nacional.

“Hasta 1991, nos tocó vivir en un estado con el gobierno organizando a modo las elecciones para asegurar su permanencia, pero con los cambios en la legislación eso se modificó y hubo la oportunidad de que la oposición ganara elecciones, pero eso también causó que el PAN, en su afán de ser incluyente, permitiera el ingreso a sus filas de personajes que sólo se han aprovechado de la política y han causado mal nombre a un partido que tenía ideales, pero fue utilizado como trampolín, incluso ahora”.

Antes, recuerda, teníamos que andar rogándole a los candidatos ajenos al partido que se postularan, incluso el doctor Salvador Nava nos puso sus condiciones algo sui generis de que sería nuestro abanderado en aquella ocasión, si y sólo si hacíamos alianza con dos partidos de izquierda como eran el PRD y el PDM. Se aceptó, primero porque sabíamos de la probidad y entereza moral de Nava, y segundo, porque en ese tiempo el PRI y su maquinaria de clientes electorales era muy difícil de vencer.

En cambio ahora, señala, vemos que los partidos reciben millones de financiamiento oficial, sus empleados ganan un salario y no siempre comparten la convicción del partido, el organismo ciudadano que tanto nos costó a los potosinos tener para organizar las elecciones, ahora es controlado desde el Distrito Federal y sus consejeros ganan salarios altísimos, además de ser electos por varios legisladores que son a su vez elegidos por ese órgano. “No quiero calificar si eso es mejor o peor, pero sí es algo muy diferente de lo que vivimos en la oposición en las décadas pasadas”.

Desencanchado, no

Sobre los señalamientos de que su trabajo en el servicio exterior de la República lo alejó demasiado de la realidad potosina, señaló que la situación es contraria.

“Lo que pasa es que yo no he entrado al juego de los demás aspirantes tanto del PAN como de otros partidos de ir y ofrecer posiciones o cosas semejantes a los delegados y militantes. La gente me conoce, he recorrido ya buena parte del estado y debo decirlo, sí he sufrido incluso sabotaje por parte de algunas dirigencias municipales, que manejándose como camarillas con uno u otro candidato, no avisan a su militancia o a sus consejeros que vamos a asistir a tal lugar, y a pesar de eso hay panistas que acuden a escuchar nuestras propuestas, porque no somos improvisados.”

Yo no pertenezco, afirma, a ningún grupo político ni círculos de poder que se han armado en estos años en el estado, y aunque esto me ha dificultado un poco hacer campaña por lo que dije anteriormente, ¡también me ha permitido que la gente me vea con más confianza, que me miren y sólo me vean a mi, y no a todos los padrinos políticos que los demás aspirantes pudieran tener”.

“Voy de puerta en puerta, como se hacían las campañas para llamar a la ciudadanía, convenciendo, no sólo ofreciendo, que eso es fácil”.

Agentes externos, tras los otros aspirantes

Respecto a las situaciones de preferencia que tienen Alejandro Zapata y Sonia Mendoza, fue claro al señalar que “a Alejandro Zapata lo sostiene la dirigencia nacional, todos sabemos la amistad que lo une con Gustavo Madero, mientras que Sonia es apoyada por Rafael Moreno Valle.

Ambos, Moreno Valle y Madero, quieren ser candidatos a la presidencia de la República en 2018, por eso quieren usar los comicios de San Luis potosí para irse haciendo de más posiciones y favores entre los albiazules, de tal manera que puedan respaldarlos en sus aspiraciones dentro de unos años, acusó.

“Tan están influyendo en los procesos, que la encuesta fue manejada de manera mañosa para tratar de descarrilarme desde un principio, queriendo equiparar presencia mediática con intención de voto, se me quiso poner en el último lugar cuando en voto positivo era el más alto, mientras que los dos más supuestamente conocidos, el voto negativo era también el mayor, y aún así se les quiere proyectar como los más fuertes. Esto es de las cosas que han debilitado tanto al PAN, pues este comportamiento de camarillas e influencias es totalmente antidemocrático, uno de los principales valores que teníamos en el PAN, junto con la equidad y la rendición de cuentas”.

Excesos alejaron a los ciudadanos

Cada quien puede tener la vida privada que guste, dice en referencia al escándalo de Vallarta en que se vio involucrado Alejandro Zapata y un grupo más de panistas, “pero hay que decirlo, situaciones como esa o la de los senadores albiazules que viajaron a Baja California y se hospedaron en un hotel carísimo, no hacen sino alejarnos de la gente, que tanto en el país como en el estado vive al día”.

“Se van al extremo, tanto los funcionarios electos como los legisladores, consejeros electorales y magistrados del Poder Judicial. Son irreales para un ciudadano promedio los gastos que llegan a tener. Antes, estos gastos los cubrían los funcionarios con sus propias tranzas, hoy ya son cuestión legal esos salarios altísimos, pero no por eso muchos funcionarios dejan de ser corruptos”.

Igual vemos la ostentación de los gobernadores que hemos tenido, acusa, que se mueven con una miríada de acompañantes ya sea para custodiarlos o como asistentes. O los gastos enormes de la Casa de Gobierno que hemos presenciado, a veces de decenas de miles de pesos por día.

“Si en realidad queremos que la ciudadanía vuelva a acercarse a la política, que pierda su apatía y desdén hacia los políticos, debemos empezar por cambiar eso, limitar los gastos, tanto de partidos como de dependencias y congresos”.

Salida de Gallardo abre la puerta a coalición

Aunque el PRD ha señalado que no irán en coalición, Leal aseguró que la salida del escenario político de Ricardo Gallardo y su familia abren la posibilidad de que se llegue a un acuerdo con las izquierdas.

“La presencia de los Gallardo, quienes se hicieron del poder en el PRD usando sus programas de gobierno como arma política, imposibilitaban una posible declinación, ahora esa puerta está abierta, pero aunque pelear contra el PRI será duro, el PAN tiene la capacidad para luchar contra él en los tres niveles. El hartazgo de la ciudadanía es mayúsculo, al igual que su desilusión. Si logramos convencer a los potosinos de volver a creer en el voto, el PAN tiene la capacidad de ganar”.

Y esto es una cuestión vital, advirtió, porque si la desilusión popular crece, esto puede caer en una espiral que culmine con un estallido social como ya ha ocurrido en varios estados del país e incluso en otros países de Europa, como Grecia, o España, donde el descontento en cualquier momento puede llevar a un enfrentamiento directo con el gobierno en turno.

JSL
JSL