Golpe a la corrupción en FIFA a dos días de elegir presidente
27 mayo, 2015
Vaticano
Bodas gay en Irlanda, “derrota para la humanidad”: Vaticano
27 mayo, 2015

Política, para servir al pueblo y no como trampolín al poder: Priego Rivera

Juan Jesús Priego Rivera.

Samuel Estrada

Luego del supuesto atentado que sucedió el día martes por la tarde en contra del candidato del PAN a la alcaldía de Soledad de Graciano Sánchez, Juan Carlos Velazquez, el vocero del arzobispado de San Luis Potosí, Juan Jesús Priego Rivera, refirió que cualquiera que sea la verdad en este caso, ya que hay distintas versiones, la realidad es que la política es la que pierde, ninguna sociedad que se diga democrática puede tener eventos en donde se involucren ataques con armas de fuego.

Dijo además “todavía no hay claridad sobre qué es lo que sucedió, no sabemos qué es lo que sucedió, pero definitivamente las autoridades tienen que investigar si se trata de un asunto de tipo político, si es así, quiere decir que estas personas tienen un concepto de la política bastante turbio, es decir no se puede eliminar al adversario político a través de las armas”.

Señaló, de igual forma, que este tipo de hechos por supuesto que descalifican a estas personas como alguien que pueda pretender encabezar un gobierno, si es así pues que triste política que se tiene en México, por otro lado está la teoría y el señalamiento de que se ha tratado de un montaje lo cual sería igual de grave, por eso pedimos que se aclare y las personas que sean responsables pues se les aplique todo el peso de la ley.

Refirió que sin duda este tipo de hechos generan miedo porque si cualquier candidato puede ser sujeto a una forma de violencia como esta, pues quiere decir que México no está muy claro lo que significa la política, la política como servicio y como bien común, como servicio al pueblo y sólo lo están viendo como un trampolín al poder.

Finalmente Priego Rivera expuso que este hecho violento ponen de manifiesto que el concepto de política tiene que depurarse, tiene que purificarse la política no tiene que ser solamente un medio para alcanzar el poder, tiene que ser una manera de servir al pueblo, la política tiene que ayudar a pacificar a la gente y a apaciguar los enconos, no propiciarlos y provocarlos.